La DGA presenta una nueva ruta turística para recorrer la historia de la Corona de Aragón

Arturo Aliaga y Elena Allué en la presebtación de las rutas turisticas - GOBIERNO DE ARAGÓN

El Departamento de Industria del Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Turismo, ha presentado un nuevo producto turístico que incluye siete rutas con las que conocer, descubrir o profundizar en la riqueza del patrimonio aragonés construido durante siglos en el marco de los más destacados hitos históricos que nos ha legado la historia de la Corona de Aragón.

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, ha subrayado que «a través de estas rutas se recuerda el peso y la imagen de Aragón».

Aliaga ha expuesto lo siguiente: «Los propios aragoneses tenemos que transmitir y proteger nuestra cultura y nuestra historia. Hemos sido Reino, Corona y elemento clave en lo que es hoy el Estado español».

Estas rutas se han diseñado con la colaboración de la empresa aragonesa Gozarte y se ha completado con las aportaciones que han realizado todas las comarcas aragonesas.

«Este producto recuerda los 600 años de historia que han dejado una huella extraordinaria en Aragón», ha resaltado la directora general de Turismo, Elena Allué, quien ha incidido en que este producto turístico incluye la participación de las visitas guiadas, a través de 57 empresas de guías turísticas que se podrían unir a estas rutas, como también el conjunto del sector turístico, el comercio local, «con el trasfondo del patrimonio y el arte ligados a la Corona de Aragón».

Cada una de las rutas tiene su singularidad y se recogen bajo siete títulos: ‘La Corona de Aragón’, ‘Las Órdenes Militares’, ‘Santo Grial’, ‘El Reino de los Mallos’, ‘La Orden del Císter, ‘Ramiro II el Monje, ‘Tras los Pasos del Batallador’.

El perfil en el que se piensa para promocionar este producto turístico está entre 35 y 65 años de edad, con un nivel de estudios medio-alto y con un gran interés por lugares nuevos y diferentes que busca la autenticidad y que consume producto y restauración local con un gasto medio entre 60 y 120 euros diarios.