La consejera de Sanidad, Sira Repollés, departe con algunos responsables del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, en su visita a las nuevas instalaciones del Hospital de Día del Servicio de Oncología. - EP

Un total de 18 personas han solicitado la eutanasia en Aragón en el primer año de vigencia de la ley, de las que cuatro peticiones han sido admitidas y en tres de ellas ya se ha aplicado, ha informado la consejera de Sanidad del Gobierno autonómico, Sira Repollés.

Cuando se cumple un año de la entrada en vigor de la ley de la eutanasia en España, la consejera ha remarcado que se trata de una norma «muy garantista», y tras las dificultades iniciales por la implantación de una legislación de esta naturaleza «se está empezando a normalizar el funcionamiento».

Ha detallado que de las 18 solicitudes, además de las cuatro admitidas, algunas se han rechazado, otras están en proceso y en otros casos la persona ha fallecido mientras se estaba tramitando.

La consejera ha aclarado que es una prestación que supone «una premura de tiempo» y se trabaja para atender las peticiones, pero algunos han fallecido en el proceso. Repollés ha recordado que es un comité de garantías el que valora y dirime las solicitudes que realizan por los pacientes.

Sobre el registro de objetores, que suma 1.026 facultativos en Aragón, tanto de atención primaria, como de especializada, la titular de Sanidad ha comentado que se produjo, en un primer momento, «una afluencia, como era de esperar, en la inscripción».

El registro permanece abierto, «pero está más estabilizado», de manera que se conoce «con cuantos objetores contamos en nuestra comunidad autónoma y tenemos absoluto respecto por esas personas», ha enfatizado la consejera.

Repollés se ha pronunciado así en declaraciones a los medios de comunicación, con motivo de su visita a las nuevas instalaciones del Hospital de Día del Servicio de Oncología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.