La Guardia Civil disuelve una fiesta en un domicilio de Chiprana y un macrobotellón en Mequinenza

Imagen de archivo G.C

Sobre las 02.30 horas del día 8 de agosto agentes de la Guardia Civil de Caspe que se encontraban prestando servicio de seguridad ciudadana por la localidad de Chiprana, escucharon música a todo volumen que podría provenir del interior de algún domicilio ya que no se observaba a ninguna persona por la vía pública.
Una vez localizada la vivienda la Guardia Civil se personó en el lugar y verificó cómo en el interior del inmueble se estaba celebrando una fiesta a la que asistían un total de 22 personas, no convivientes, por lo que los agentes informaron a los allí presentes que según la normativa vigente de la ley sanitaria por la pandemia, dicha celebración no estaba permitida.

Tras la identificación de todos ellos se procedió a disolverla interponiendo las correspondientes propuestas para sanción a los asistentes.

Sólo media hora después de disolver la fiesta en el domicilio de Chiprana, la Guardia Civil tuvo conocimiento de una concentración de numerosos vehículos en un aparcamiento público de la localidad de Mequinenza donde se encontrarían multitud de personas consumiendo bebidas alcohólicas y con la música elevada.
Hasta el lugar se desplazaron efectivos de Mequinenza y Caspe observando los turismos con los maleteros abiertos, la música a elevado volumen y más de 100 personas sin mascarillas, sin mantener distancias de seguridad y consumiendo bebidas alcohólicas.
Ante la actitud de los asistentes, que hicieron caso omiso a las indicaciones de los agentes y se mostraban reacios a la presencia de la Guardia Civil, se solicitó apoyo a otras patrullas para proceder a la disolución de esta concentración, llegando al lugar efectivos de la Comandancia de Huesca que se encontraban próximos a la zona.
Una vez identificados los asistentes se procedió a la disolución de la concentración, efectuándose más de 50 propuestas para sanción.