La Guardia Civil localiza una plantación de marihuana oculta entre la maleza, en Arándiga

La Guardia Civil localiza una plantación de marihuana oculta entre la maleza, en Arándiga. - GUARDIA CIVIL

ARÁNDIGA (ZARAGOZA), 14 Sep.

La Guardia Civil de Morata de Jalón ha llevado a cabo una investigación que ha permitido la localización de una plantación de marihuana, ubicada en un paraje del término municipal de Arándiga y «de muy difícil» acceso, y la detención de una persona como presunto autor de delitos contra la salud pública por cultivo de droga, quebrantamiento de condena y tenencia ilícita de armas.

Según ha informado la Benemérita, la investigación se inició a comienzos de septiembre ante la posible existencia de una plantación de marihuana que se hallaría oculta por una zona boscosa y de difícil acceso en dicha localidad zaragozana.

Tras varios días de inspección por estos terrenos los agentes lograron localizar el pasado 10 de septiembre, en el paraje ‘Las Cañadas’, un pasadizo realizado entre cañas y maleza a modo de túnel, que accedía a un terreno de unos 250 metros cuadrados donde se hallaban multitud de plantas de marihuana en avanzado estado de crecimiento.

SORPRENDIDO

Durante la inspección de dicha zona la Guardia Civil localizó a un varón, sentado sobre una caja, que al ser sorprendido por los agentes manifestó encontrarse en el lugar para el cuidado de la plantación, durante las 24 horas del día. Allí se hallaron dos tiendas de campaña en cuyo interior había enseres personales, mantas, una cama plegable, ropa y alimentos, siendo lo necesario para pernoctar en el lugar durante varios días. Entre los efectos que portaba en el momento de su identificación le fue intervenida una pistola detonadora municionada con once cartuchos.

Además se intervinieron herramientas, productos para el cultivo de esta sustancia, un bate de béisbol, cuchillos, un machete, un motor de gasoil portátil para extraer el agua del río y regar la plantación y dos sensores de movimiento situados en las entradas de los túneles por los que se accedía a la plantación, con el objetivo de alertar mediante señales sonoras de la presencia de personas en el lugar.

Por ello se procedió a la detención de este individuo de origen colombiano, de 27 años, al que le constaba un señalamiento judicial en vigor de privación del derecho a tenencia y porte de armas.

La Guardia Civil procedió a la incautación de las 63 plantas de marihuana, con un peso de 200 kilogramos, siendo su retirada laboriosa, debido a las características del terreno montañoso y abrupto, hasta su traslado a un vehículo situado a unos 700 metros de distancia del lugar de la plantación.

La investigación continúa abierta ya que no se ha descartado la implicación de más personas en este hecho delictivo.

EP