La pandemia dispara en Aragón los problemas de salud mental en jóvenes hasta un 18%

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, visita las instalaciones de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME). Gobierno de Aragón

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha informado de que el plan de salud mental 2022-2025, cuya elaboración está prácticamente terminada, potenciará la atención en el ámbito infanto-juvenil y también tendrá una «especificidad» para el tratamiento de las consecuencias psicológicas generadas por la pandemia del coronavirus.

En declaraciones a los medios de comunicación, antes de visitar las instalaciones de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME), en Zaragoza, Repollés ha recordado que existe un plan de salud mental que concluye este año, que está «en fase de revisión», mientras que el borrador del nuevo es ya «bastante definitivo».

Ese plan avanzará en la prevención de las consecuencias del agravamiento de los trastornos mentales, con especial mención a la prevención del suicidio; en mejorar los recursos asistenciales de rehabilitación e integración de los pacientes con trastorno mental grave; y en reforzar la colaboración con otros departamentos e instituciones en la promoción de la salud mental, especialmente en la población escolar y adolescente.

La presidenta Federación Salud Mental Aragón, Conchi López, ha sostenido que, a causa de la pandemia, se ha incrementado en la población, en un 9%, la atención psicológica, especialmente, en infanto-juvenil, donde ha aumentado un 18 % y por eso «estamos poniendo los recursos necesarios para poder dar respuesta», pero «nos gustaría incrementarlos».

Ha añadido que, cada día, «llegan más casos» y ha detallado que los problemas más habituales son de ansiedad y de «miedo a juntarse con otras personas» y se ayuda a través del programa infanto-juvenil, con apoyo psicológico y atención individual, para lo que cuentan con cinco profesionales.

AISLAMIENTO

Por su parte, la gerente de ASAPME, Ana López, ha esgrimido que la COVID-19 «nos ha marcado, en este momento, el incremento de patologías asociadas al aislamiento y a la propia sintomatología» de la enfermedad, con consecuencias neurológicas y psicológicas.

En el caso de la población infanto-juvenil, ha advertido de que están apareciendo «secuelas más tardías» del aislamiento, de la falta de contacto con los iguales en centros escolares, de la «incertidumbre» en el entorno familiar y, sobre todo, «de la vulnerabilidad de las familias que tienen menos recursos económicos para hacer frente a la convivencia intensa que ha generado la pandemia».

MÁS DE 80 PROFESIONALES Y 2.000 PACIENTES

Ana López ha precisado que disponen, en la actualidad, de 80 profesionales que dan servicio de rehabilitación psicosocial, atención domiciliaria, atención en el medio jurídico en los juzgados de Zaragoza, Huesca y Teruel, así como un grupo de cinco profesionales de la psicología –mencionados por Conchi López– que atienden a menores a través del teléfono del acoso escolar del Gobierno de Aragón y que proporcionan servicios de atención a infancia y juventud.

También ha mencionado el Centro de Rehabilitación Psicosocial con que cuenta en Zaragoza, gracias a la colaboración con el Gobierno de Aragón. En total, asisten a 1.200 personas con problemas de salud mental grave –como ansiedad, depresión, trastorno bipolar, trastornos de la conducta alimentaria y esquizofrenia–, que se elevan a 2.000, si se tienen en cuenta a los que llega la Federación Salud Mental en Teruel, Huesca, Calatayud y Monzón.

EP