La pandemia y los ERES reducen el beneficio de Ibercaja en un 72% hasta los 23,6 millones

Archivo - Sede central de Ibercaja en Zaragoza - EUROPA PRESS - Archivo

Ibercaja ha obtenido 23,6 millones de beneficio neto en 2020, un 71,9% inferior al ejercicio anterior. El resultado del año se ha visto impactado por las provisiones adicionales de 90,1 millones realizadas para hacer frente a los posibles efectos adversos de la pandemia y por los gastos de 151 millones contabilizados por el expediente de regulación de empleo (ERE).

El esfuerzo del Banco en la contención de los gastos recurrentes (-5,4%) ha logrado compensar los menores ingresos recurrentes, de un -3,5%, que han acusado de nuevo el escenario de tipos de interés en mínimos históricos, y mantener, así, estable el beneficio recurrente antes de saneamientos.

En este entorno, en el que los tipos de interés han continuado marcando mínimos históricos, Ibercaja ha mantenido un elevado nivel de actividad, incrementando los recursos de clientes en un 7,9% hasta los 65.411 millones de euros, y ha continuado aumentando la solidez financiera de su balance, mejorando el ratio de capital CET1 Fully Loaded en 124 puntos básicos en el año, hasta el 12,6%. Además, mantiene una elevada posición de liquidez, 14.959 millones, y una cobertura de los activos problemáticos del 62,2%.

En el ámbito de clientes particulares, Ibercaja concedía 8.664 moratorias en préstamos por parte de clientes con dificultades para hacer frente a las cuotas de su endeudamiento como consecuencia de la crisis, la mayoría de ellas hipotecarias, ascendiendo el volumen concedido a 741 millones de euros, de los que permanecen vivos 366 millones.

El Banco ha anticipado desde el inicio de la pandemia y sin coste alguno, sobre sus fechas habituales de cobro, las prestaciones de jubilación a sus clientes por 4.056 millones de euros y de desempleo por 635 millones.