La polémica discoteca Dubai de Zaragoza no podrá abrir sin el permiso de los vecinos de Delicias

El consejero municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano - AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

La discoteca Dubai, situada en la calle Celanova, en el distrito de Delicias, no podrá retomar su actividad tras atender el Ayuntamiento de Zaragoza la alegación de la comunidad de propietarios para resolver el otorgamiento de la licencia y que se llevará a la gerencia de Urbanismo de la próxima semana.

«En este local no podrá ejercerse ninguna actividad que los vecinos no autoricen» ha abundado el consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano al recordar que esta discoteca acumula numerosas quejas vecinales, ha sido sancionada por distintos motivos y cerrada de forma temporal, como en la Nochevieja de 2019.

Asimismo, Serrano ha indicado que para obtener la licencia de funcionamiento la Dubai deberá cumplir con la normativa de accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas, que solo se podrá superar convirtiendo en rampa unas escaleras que pertenecen a la comunidad de propietarios porque el local no está a cota cero.

Ha relatado que en el anterior mandato se solicitó la licencia de obras que se otorgó por mayoría de la gerencia de Urbanismo, pero se han inspeccionado y «será difícil que pueda ejercer esa actividad porque para volver a abrir necesitaría el permiso de la comunidad de propietarios y la autorización del Ayuntamiento de Zaragoza por las condiciones urbanísticas y de ocupación de espacio público».

Sobre este aspecto, ocupación de espacio público, ha contado que el proyecto presentado por los propietarios del local y autorizado por Urbanismo planteaba la demolición de un muro, que precisaba del visto bueno de los vecinos, y ocupar con la rampa el dominio público, pero al ser en beneficio privado no se ajusta a derecho, por lo que el Ayuntamiento tampoco concederá la autorización.

SALA ELÍSEOS

Por otro lado, el consejero municipal de Urbanismo ha referido que tras distintas alertas en las redes sociales, está recabando información sobre el expediente de concesión de licencia, de abril de 2019, de la sala de cine Elíseos y que llevaba tiempo en desuso.

Ha comprobado que la licencia «se otorgó bien» porque era para hacer acondicionamientos de local y al ser un acto reglado logró en su día la licencia de actividad para hacer obras.

Además, el expediente pasó por la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural de Zaragoza dependiente del Gobierno de Aragón, que dio el visto bueno para hacer las obras en este bien catalogado.

La propiedad del local tiene licencia para acondicionarlo y poder «remozarlo» para hacerlo más atractivo por si se quiere alquilar, vender o hacer alguna actividad. «No consta que haya entrado solicitud de licencia para obras distintas a las que se hacen».

No obstante, Serrano ha informado de que en la mañana de este jueves se han dado instrucciones para que acuda la inspección donde se intenta determinar el alcance de los trabajos. «Si se hace algo más y si se hacen obras no amparadas por la licencia se decretará la inmediata paralización de las obras».

EP