La portavoz de la Asamblea 8M en Zaragoza reivindica una salida feminista de la crisis: «No nos van a callar»

Pancarta de cabecera de una de las cuatro columnas que participan en la manifestación de la Asamblea del 8M en Zaragoza. - EUROPA PRESS

La portavoz de la Asamblea 8M en Zaragoza, Inés Royo, ha respondido a quienes pretenden criminalizarles por salir a la calle a manifestarse con motivo del Día Internacional de las Mujeres: «No nos van a callar», «salimos con todas las medidas de seguridad» frente al coronavirus SARS-CoV-2 para «repetir lo mismo que hemos dicho durante todos estos años, que somos imprescindibles, no invisibles y necesitamos una salida feminista a esta crisis».

En declaraciones a los medios de comunicación, antes de participar en una de las cuatro columnas organizadas por este colectivo para evitar aglomeraciones, Inés Royo ha remarcado que esta movilización «no va a ser egoísta, criminal e irresponsable» porque «todo el mundo tiene derecho a salir a las calles, nos guste más o nos guste menos el mensaje; todos estamos en nuestro derecho y eso es lo que vamos a hacer hoy».

La portavoz de la Asamblea 8M en Zaragoza ha reconocido que han hecho un «esfuerzo» añadido a las medidas habituales para evitar la propagación de la pandemia con el objetivo de poder exponer en la vía pública que hay que evitar «que el feminismo se quede en el cajón desastre», como ha ocurrido en crisis anteriores, y es preciso «parar» el aumento de las víctimas de violencia de género, desde la educación, el ámbito laboral y desde todos los que sea necesario.

«Hay que procurar que los cuidados no vuelvan a recaer en las mujeres y sean, por eso, las que más pierdan los empleos», ha agregado la portavoz de la Asamblea 8M en Zaragoza.

MOVILIZACIÓN SEGURA

Royo ha comentado, sobre las medidas fijadas para una movilización segura, que no se puede cantar o gritar y se usan otros medios para hacerse oír, como cacerolas o llaves. Además, es obligatorio el uso de mascarilla –tener una de repuesto– y está prohibido fumar.

También se han establecido cuatro puntos de salida de la manifestación, en las plazas de Europa, España, Aragón y Dragón, a las 18.00 horas, que confluirán a las 19.30 horas en la plaza del Pilar, donde no podrá reunirse más número de personas que el que permite cumplir la distancia interpersonal de unos dos metros, permaneciendo en las calles laterales en caso de ser necesario. Allí, se leerá un manifiesto.

Antes, cinco grupos de control están favoreciendo el buen desarrollo de las columnas y lo harán también en la propia plaza del Pilar, con encargados que llevan megáfonos para recordar las medidas de seguridad y poder indicar cuándo hay que detenerse.

Si se identifica a un grupo que se suma por libre durante el transcurso de la caminata, se paraliza a quienes van detrás para que se puedan incorporar respetando las medidas. Asimismo, en los lugares donde se cambia de calle y se modifican los anchos de calzada, el grupo de control reorganiza a las personas y el número de filas.

La eliminación del escenario central se ha realizado, igualmente, para reducir las concentraciones de personas al no haber un espacio único de referencia.

EP