La Ribera Baja de Zaragoza ya está fuera de peligro tras la crecida del Ebro

El presidente Lambán, en su visita a la Ribera Baja. Gobierno de Aragón

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha supervisado los efectos de la crecida del río en la Ribera Baja en los municipios de El Burgo, Quinto y Villafranca de Ebro, además del Puesto de Mando Avanzado instalado en Pina de Ebro.

Tras una noche de nervios, los alcaldes de estas poblaciones de la Ribera Baja se encontraban más aliviados durante el transcurso de la mañana, viendo como la punta máxima de la crecida aguas debajo de Zaragoza no comprometía la seguridad de los cascos urbanos.

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, también se ha mostrado más tranquilo tras comprobar la situación en varias de estas poblaciones y ha destacado que en esta crecida han confluido varios factores que han contribuido a aliviar la presión. Por un lado, el papel de los embalses para laminar el agua, así como como las actuaciones de limpieza de los ríos implementada por la CHE y el Gobierno de Aragón dentro del denominado Plan Ebro 2030.

En El Burgo se procedido a defender el casco urbano con un cordón de refuerzo con gravas ante la duda de que la mota resistiera la presión. Es la primera vez que se ha corrido este riesgo, dado que está pendiente el refuerzo de la mota actual. Según ha explicado el alcalde, Vicente Royo, la huerta siempre se anega y son alrededor de 300 o 400 hectáreas de cereales y alface las que se ven afectadas.

En Quinto de Ebro también son los cultivos los más anegados, afectando a unas 1000 hectáreas, según el alcalde, Jesús Morales. El caudal, sin embargo, alcanzaba los cinco metros a mediodía y no se esperaba sobrepasar los 5,20 mtx (por debajo de 5,50 en 2018 y 5, 85 en 2015).

La alcaldesa de Pina, Mercedes Abós, se ha mostrado aliviada tras llegar la punta de la crecida del Ebro, cuyo caudal de 2.000 m3 ha llegado a mediodía, gracias al aguante de las motas y finalmente, no ha sido necesario romper los marcos fusibles y ha agradecido la coordinación y previsión realizada por todas las instituciones y sus operativos, recordando que todos los traslados de personas más vulnerables han sido meramente preventivos.

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha finalizado su visita en Villafranca de Ebro, con la alcaldesa Volga Ramírez, cuyo casco urbano tampoco ha tenido ninguna afección.

En la riada de 2015 fueron evacuadas 1.500 personas y en esta ocasión, de manera preventiva, se han desalojado solo 23 viviendas en Novillas durante menos de 24 horas. Pérez ha elogiado el «comportamiento responsable» de la mayoría de los agricultores y ganaderos, porque se han desalojado las explotaciones cuando la DGA lo ha recomendado y los campos de cultivo han laminado el agua.