Estadio La Romareda.

El consejero municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano, propondrá designar La Romareda como ubicación del nuevo estadio de fútbol, después de que el 71,4 % de las 49 entidades consultadas hayan apostado por esta opción, entre otras el Real Zaragoza y la Real Federación Aragonesa de Fútbol (RFEF). PP y Cs votarán a favor en la Comisión que tendrá lugar este viernes y el Gobierno local «tiende la mano» al PSOE para hacer lo mismo.

Además de una «abrumadora mayoría», ha señalado Serrano en rueda de prensa este martes, el informe de conclusiones destaca como fortalezas de La Romareda cuestiones como la movilidad urbana, la cercanía de los servicios de emergencia, la reducción de los costes de urbanización, la existencia de un proyecto previo, la oferta y cercanía de servicios, comercios y hoteles, y las zonas verdes del entorno.

El Ayuntamiento de Zaragoza celebrará este viernes una Comisión extraordinaria de Urbanismo donde se someterá a votación la «designación, tras el proceso de escucha ciudadana, como ubicación del futuro estadio de fútbol de Zaragoza, el emplazamiento de La Romareda, en el espacio donde se ubica el actual equipamiento, toda vez que, tanto cualitativa como cuantitativamente, dicho espacio resulta el más adecuado para promover y ejecutar una instalación deportiva de este rango», ha dicho Serrano.

«La necesidad de esta convocatoria viene dada por el hecho de que la RFEF ha establecido ya un calendario para el cual es absolutamente necesario que la ciudad marque una ubicación como sede de cara a los primeros días de septiembre», ha recordado el consejero municipal, quien ha incidido en que es el momento «de expresar nuestra preferencia y opinión».

Ha explicado que el plazo de revisión de requisitos concluye el 30 de septiembre, del 3 al 14 de octubre se revisará la documentación en la Federación Española de Fútbol y el 11 de noviembre habrá una primera evalución final.

«Desde el equipo de Gobierno municipal hemos hecho los deberes y los hechos nos han dado la razón cuando decíamos que este proceso de escucha y deliberación debía estar acabado en torno al verano y no se podía esperar porque en septiembre hay que tener una posición fijada como sede, y el camino que debemos seguir nos lo ha indicado la sociedad civil aragonesa y zaragozana», ha manifestado.