La Universidad de Zaragoza aprueba el proyecto de presupuesto: más de 329 millones

Campus Río Ebro de la Universidad de Zaragoza - EP

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza ha aprobado este lune sin ningún voto en contra, el proyecto de presupuesto de la Universidad de Zaragoza para 2022, que ahora pasará al Consejo Social de esta institución académica para su aprobación definitiva.

El presupuesto asciende a 329.363.665 euros, lo que supone un crecimiento del 8,6% con respecto a 2021, el mayor aumento de los últimos años.

Tras un 2021 marcado por la pandemia del coronavirus y con el anterior modelo de financiación universitaria prorrogado, la UZ recuperará en 2022 la senda de crecimiento iniciada en años anteriores, ha informado la institución académica en una nota de prensa.

Este incremento se verá reforzado por el acuerdo de la comisión mixta Universidad de Zaragoza-Gobierno de Aragón, en la que se propuso elevar al Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma una propuesta de Modelo de Financiación para el próximo quinquenio. La propuesta se encuentra en trámite de aprobación por el Gobierno de Aragón, habiendo sido consensuadas las cifras correspondientes a 2022 con la consejería de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Ejecutivo autonómico, Maru Díaz.

ACUERDOS SOBRE PROFESORADO

Por otra parte, el Consejo de Gobierno de la UZ ha aprobado concluir, con una quinta y última fase, la oferta de empleo público para 2021, con 162 plazas que permitía la tasa de reposición disponible, con el añadido de tres plazas más de profesorado vinculado al sistema sanitario, gracias a la cesión efectuada por el Servicio Aragonés de Salud.

También se ha dado el visto bueno a la fase previa de la planificación docente del curso 2022-2023, lo que permitirá que en los próximos meses se efectúe la programación de las asignaturas y el ajuste de la plantilla a las necesidades.

Además, se han aprobado varias normativas, una nueva de dedicación del profesorado, que sustituye a la anterior, elaborada en 2014; otra con modificaciones parciales de la normativa que regula directrices para la asignación de la docencia al profesorado por parte de los departamentos y, por otra parte, para efectuar modificaciones en las directrices para el establecimiento y modificación de la relación de puestos de trabajo.

En el caso de esta última, se busca la introducción en el sistema de necesidades para la contratación de profesorado de la mayor parte de la docencia en máster universitario, con diversos ajustes en las fórmulas de programación de asignaturas y de cómputo de ciertas actividades para conseguir el equilibrio entre el encargo computable y la disponibilidad máxima de profesorado que puede alcanzar la UZ, ha detallado esta institución.

PLAN ANTIFRAUDE

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza también ha aprobado una Declaración Institucional de tolerancia cero contra el fraude como institución receptora y ejecutora de fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), con el objetivo de velar por la eficacia y rigor en el uso de los recursos puestos a su disposición para la ejecución de sus competencias.

El propósito es alinear y potenciar los mecanismos de prevención, detección y desarrollo de procedimientos que desalienten toda actividad fraudulenta y garanticen una óptima prestación de servicios con los recursos públicos puestos a disposición de la institución académica, ha precisado ésta.

En otro orden de cosas, el Consejo de Gobierno ha manifestado su apoyo a la participación de la Universidad de Zaragoza en la colaboración IAXO, un nuevo experimento de búsqueda de axiones, partículas hipotéticas candidatas a componer la Materia Oscura del Universo, y en particular, a la firma del acuerdo de colaboración con DESY para la contribución a la construcción y explotación científica de BabyIAXO.

BabyIAXO es la primera etapa hacia IAXO, un proyecto que aborda la naturaleza de la Materia Oscura como una de las cuestiones pendientes más relevantes de la física fundamental y la cosmología, y uno de los ejes de la investigación en el Centro de Astropartículas y Altas Energías (CAPA) en la Universidad de Zaragoza.