La Universidad de Zaragoza vuelve a la Antártida para analizar la calidad del aire

Imagen del BIO Hespérides - ARMADA - Archivo

Los materiales y equipos necesarios para cubrir la tercera campaña presencial del proyecto Caracterización de Aerosoles Atmosféricos en la
Antártida han salido del Laboratorio Láser del Departamento de Química Analítica de la Universidad de Zaragoza rumbo al puerto de Cartagena.

Esta semana ya han realizado su carga en el Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) Hespérides, que partirá a finales de diciembre hacia las Bases Antárticas Españolas (BAE) Gabriel de Castilla y Juan Carlos I, ha informado la UZ en una nota de prensa.

La instrumentación enviada a la Antártida es un equipo portátil láser ya que los dos captadores se encuentran en los refugios antárticos. La presente campaña –más corta que las anteriores– la
cubrirá César Marina, contrato FPI de la Universidad de Zaragoza y estudiante de doctorado del programa Ciencia Analítica en Química, que se instalará en la BAE Juan Carlos I.

El trabajo que se realizará será utilizar la técnica espectroscopia de descomposición inducida por láser LIBS en la BAE Juan Carlos I para la cuantificación de la materia mineral en la atmósfera y en muestras de suelo antártico; monitorizar los aerosoles tanto en la Isla Livingston (Monte Sofía) como en la Isla Decepción (Vértice Baliza); recogida de material de suelo, nieve y agua en la Isla Livingston; y la toma de muestras de aerosoles atmosféricos, esto último realizado por el personal de la BAE coordinado por el jefe Base, el comandante J. Ignacio Cardesa.

Lideran el proyecto Jesús Anzano, de la Universidad de Zaragoza, y Jorge Cáceres, de la Universidad Complutense de Madrid. Además, participan César Marina, de la Universidad de Zaragoza, Luis Vicente Pérez-Arribas, de la Universidad Complutense de Madrid, Javier del
Valle, del Centro Universitario de la Defensa, Susana Cabredo, de la Universidad de la Rioja, Roberto Lasheras, del Laboratorio Agroambiental del Gobierno de Aragón y Vicent Motto-Ros, de
la Universidad de Lyon.

La calidad del aire en la región antártica requiere de la acción complementaria de diferentes técnicas analíticas para optimizar el uso de una técnica u otra según el tipo de muestra a analizar, el analito a detectar y la finalidad del análisis.

CONTAMINANTES

Los resultados darán una visión clara de los contaminantes de materia particulada presentes en el aire y mostrarán la importancia de la vigilancia continua de esta región en futuras campañas.

Las técnicas que se van a aplicar permitirán la caracterización de las muestras y la determinación de sus lugares de origen, lo que unido al análisis de las situaciones sinópticas que presenta la atmósfera supondrá avanzar en el conocimiento de la circulación general atmosférica en las altas latitudes del hemisferio Sur.

El Laboratorio Láser, perteneciente al Grupo de Química y Medio Ambiente del departamento de Química Analítica de la Universidad de Zaragoza y coordinado por Anzano, es especialista en metodologías de calibración libre utilizando la espectroscopía inducida por láser (CF-LIBS) y el grupo Química láser, de la Universidad Complutense de Madrid liderado por Cáceres, es experto en el desarrollo de técnicas láser, principalmente en microLIBS, junto con modelos de clasificación de muestras basados en redes neuronales artificiales y análisis quimiométrico.

Estos grupos también cuentan con el apoyo de otros equipos –muchos de ellos internacionales– a través de colaboraciones, que trabajarán de manera sinérgica en esta propuesta en el desafío de determinar la calidad del aire en la región antártica y su impacto en el medio ambiente.

En el proyecto habrá dos futuras incorporaciones: el Laboratorio Láser de la Universidad de Málaga para implementar la técnica Tele-LIBS-Standoof y el Laboratorio de Espectroscopia Raman de la Universidad del País Vasco.

AGENCIAS