La vacunación en las residencias de Aragón llegará «tan pronto como estén disponibles los viales»

Foto de archivo de la vacunación contra la gripe. - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

El Departamento de Ciudadanía y Servicios Sociales del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha «todas las herramientas» para que cuando llegue la vacuna de la COVID-19 se pueda administrar en las residencias. Salud Pública ha comunicado esta semana que se empezará a suministrar la tercera semana de enero.

La consejera de Ciudadanía y Servicios Sociales, María Victoria Broto, ha señalado, este miércoles, en rueda de prensa, que la campaña de vacunación se iniciará en las residencias y ha mostrado su satisfacción por ello: «Siempre hemos dicho que son las personas que tenemos que proteger porque son las más vulnerables; además, están agrupadas y muchas de ellas tienen patologías previas».

En este contexto, ha remarcado que la vacunación se va a realizar de acuerdo y conjuntamente con el Departamento de Sanidad, que es quien tiene que organizarla. En este punto, ha destacado la gran coordinación que existe entre ambas consejerías.

María Victoria Broto ha apuntado que ya se ha pedido a las residencias que vayan trasladando el número de personas que están dispuestas a vacunarse. También se ha solicitado que firmen el consentimiento para recibir la vacuna.

«Lo que quiere decir esto es que por nuestra parte tenemos todas las herramientas en marcha para que cuando llegue la vacuna se pueda administrar», ha enfatizado.

TAN PRONTO COMO ESTÉN DISPONIBLES LOS VIALES

El secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, ha remarcado que, aunque se adelantasen las fechas, estarán preparados para que se inicie la vacunación «tan pronto como estén disponibles los viales».

«Desde el momento en el que tengamos los datos consolidados en el sistema estaremos preparados para generar el proceso de vacunación y, es más, nuestra intención es hacer una vacunación homogénea», si bien será el sistema sanitario el que determine prioridades en función de los criterios que maneje.

Jiménez ha apostillado que la previsión de la vacunación no debe suponer relajar las medidas de seguridad, prevención y distanciamiento frente a la COVID-19. «Cometeríamos un grave error; que nadie piense que una vez realizada la vacunación hay que relajar las medidas sociales. Hay muchos centros que lo están pasando muy mal y tenemos que evitar que se produzca la trasmisión comunitaria o que se incrementen los casos», ha subrayado.

 

EP