La zaragozana Teresa Perales alarga su leyenda y conquista su medalla paralímpica 27

Teresa Perales sonríe con su medalla de plata en los 50 espalda S5 de los Juegos Paralímpicos de Tokio - PAULINO ORIBE/CPE

La laureada nadadora española Teresa Perales demostró una vez más su carácter competitivo y, pese a no tener su mejor estado físico, fue capaz de subir al podio en los 50 metros espalda de la clase S5 (discapacidad física) de los Juegos Paralímpicos de Tokio con una plata, la vigesimoséptima en total en su carrera, y mismo premio que conquistó Nuria Marquès en los 100 espalda S9 (discapacidad física), para que España alcance ya las dos decenas de metales.

«No sé si podré estar en alguna final en Tokio, pero estoy orgullosa de no rendirme». Esas fueron las palabras que expresó la zaragozana el pasado 14 de julio durante la presentación del equipo que competiría en la capital japonesa. Una inoportuna luxación aguda en el hombro izquierdo en el Europeo de mayo se había cruzado en su camino de extender aún más su enorme palmarés paralímpico y de ese sueño de igualar lo logrado por Michael Phelps a nivel olímpico.

Sin embargo, el tiempo le permitió ir curando mejor una lesión complicada para una nadadora, pero aún así llegaba con la falta de entrenamiento de haber podido afinar su puesta a punto nadando con los dos brazos y sin notar el dolor. A Tokio no llegó al cien por cien, pero ya en el relevo 4×50 y en los 100 libre notó una mejoría sensible, aunque nada hacia presagiar que pudiese pelear por un podio.

Pero la ganadora del Premio Princesa de Asturias de los Deportes demostró que es una luchadora y dio una nueva lección de carácter competitivo a sus rivales en la final de los 50 espalda S5, una prueba en la que defendía el oro conquistado hace cinco años en Río de Janeiro.

La zaragozana, de 45 años, supo sobreponerse al dolor en la zona y ya desde el inicio de la final demostró que quería subirse al podio en una prueba de mucha explosividad. Perales aguantó y terminó haciéndose con una plata muy especial y con un gran crono, 43.02, nuevo récord de España y una centésima mejor que con el que ganó el oro en 2016. Sólo la china Lu Dong pudo con ella, con nuevo récord del mundo (37.18).