Lambán: «Llega una riada del Ebro importante»

El presidente de Aragón, Javier Lambán, visita la localidad de Pradilla con motivo de la riada del Ebro. - GOBIERNO DE ARAGÓN

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha reconocido que este fin de semana, «sin ningún tipo de dudas, va a ser problemático» ya que se va a producir una riada del río Ebro a su paso por la provincia de Zaragoza «importante», que va alcanzar «caudales de mucha relevancia».

En declaraciones a los medios de comunicación, con motivo de su visita a la localidad de Pradilla, que ha tenido que ser desalojada en otras ocasiones por crecidas del Ebro, el presidente ha incidido en que todos los operativos «están dispuestos y están preparados para aminorar todos los daños posibles y, sobre todo, y por encima de todo, los que pudieran ocasionarse a cascos urbanos y a las personas».

A colación, Lambán ha reconocido que el núcleo urbano de Pradilla «siempre» se ha considerado «el epicentro de la preocupación», pero también «el epicentro de la sabiduría y de la capacidad para prever lo que en un momento determinado el Ebro nos depara».

Ha añadido que hace unos años que no se habían producido riadas importantes, «pero, inexorablemente, el Ebro vuelve por sus fueros» y ante la previsión de una crecida extraordinaria relevante el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) ha solicitado al Gobierno de España la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME) «para que todos los operativos estén dispuestos de cara a lo que el Ebro nos depare mañana y pasado».

Lambán ha agregado que se cuenta con la colaboración de los alcaldes y vecinos de los pueblos ribeñeros, «que conocen como nadie el río» y «son capaces de anticipar lo que lo que va a pasar».

TODO PREPARADO

El presidente autonómico ha querido transmitir a los ciudadanos de estas zonas que todos los operativos del Gobierno de Aragón y del Gobierno de España «están activados ya para aminorar los daños y para que esta situación la dejemos atrás lo antes posible».

Asimismo, ha dicho que la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, está al frente del operativo «y dedicada en cuerpo y alma desde hoy mismo a prevenir lo que pueda ocurrir» y «estaremos al tanto en las próximas horas de todos y cada uno de los municipios y de lo que nos digan los alcaldes».

Lambán ha subrayado que la prioridad es preservar los cascos urbanos y, «por encima de todo, a las personas, e intentar que no se reproduzcan escenas que hemos vivido en otras ocasiones de inundación o de entrada del río en los cascos urbanos y Pradilla es una localidad conocedora de ese tipo de experiencias».

«Ojalá no tengamos que volver a vivir escenas como las que los que en este momento me rodean han vivido», ha confiado, para añadir, que en segundo lugar, se va a proteger el patrimonio material, como edificios y granjas. En el caso de los cultivos, ha dicho que los daños, en estas fechas, son distintos por el estado de crecimiento de los mismos que los que pueden producirse en primavera.

Lambán ha advertido de que de una riada otra «el cauce del río varía» y, por tanto, las predicciones «nunca se cumplen a la perfección» y «las propias riadas alteran la capacidad de encaje de los caudales» por lo que existe un «margen de imprevisión».

PREOCUPACIÓN DE LOS VECINOS

Por su parte, el alcalde de Pradilla, Raúl Moncín, ha reconocido que los vecinos están «preocupados» y ha deseado que las previsiones del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Ebro no se cumpla.

También ha comentado que el ayuntamiento ha emitido un bando esta mañana para que los propietarios de granjas y almacenes con herramientas agrícola los vacíen y a los vecinos para que estén «alerta por si hay que desalojar», algo que en esta localidad ha ocurrido «unas cuentas veces» por la misma causa, ha apostillado.