Escuela Infantil del Parque Bruil en Zaragoza - EUROPA PRESS - Archivo

ZARAGOZA, 3 Sep.

Las 12 escuelas infantiles del Ayuntamiento de Zaragoza inician este próximo lunes, 7 de septiembre, el curso escolar 2020-2021, marcado por la crisis sanitaria de la CIVID-19 para lo que se aplicarán ratios del 75 por ciento.

Para garantizar la actividad educativa y el correcto funcionamiento de estos centros, el Patronato municipal de Educación y Bibliotecas ha diseñado un Plan de Contingencia que tiene como objetivo velar por la salud de toda la comunidad escolar.

La concejala de Educación, y vicepresidenta del Patronato de Educación y Bibliotecas, Paloma Espinosa, ha explicado las principales medidas contenidas en este Plan, entre las que destacan, además de la reducción de ratios al 75 por ciento, la organización en grupos de convivencia estables, la ordenación de entradas y salidas por puertas diferenciadas, siempre que sea posible, y un notable refuerzo de las labores de limpieza y desinfección.

El servicio de limpieza y desinfección estará operativo durante toda la jornada escolar y se procurará una óptima ventilación de las instalaciones. Se garantiza también el servicio de comedor, a partir del día 14 para los alumnos que continúan del año anterior, y desde el día 15 para los nuevos.

El horario de atención al alumnado se ha unificado de 08.30 a 16.30 horas, con entradas y salidas escalonadas (se permite la entrada hasta las 09.45 y la salida desde las 15.45). Este nuevo horario se aplicará desde el día 14 de septiembre, tras el periodo de adaptación que se aplica durante la primera semana para facilitar la adaptación de los menores.

PROTOCOLOS ADAPTADOS PARA CADA CENTRO

Las medidas comunes del Plan de Contingencia se desarrollan con mayor precisión en un Plan específico que, de forma accesoria, ha elaborado cada una de las escuelas para adecuar los protocolos a las características de sus instalaciones.

Todas las escuelas dispondrán de un aula de aislamiento, por si se detecta un caso sospechoso de Covid, que será atendida por una persona con protección específica (mascarilla FFP2, bata, pantalla facial, manguitos y calzas).

Las familias deberán tener en cuenta nuevas normas de seguridad sanitaria, como la prohibición de introducir juguetes, comida o bebida de casa. Tampoco se podrán guardar sillas de paseo en el recinto escolar. Cada menor deberá tener un par de zapatos para uso exclusivo en la escuela, ya que el calzado que traiga puesto se dejará en la entrada del aula.

No se facilitará ropa del fondo común, por lo que la familia deberá dejar en el centro prendas suficientes para realizar cambios si fuera preciso. Se moderará el uso de juguetes y material didáctico, y se primarán aquellos que resulten más fáciles de limpiar y desinfectar.

PROCESO DE MATRICULACIÓN

Este miércoles, 2 de septiembre, ha comenzado el proceso de matriculación, que se desarrolla con cita previa para minimizar el contacto físico y el riesgo de contagio. El alumnado ya matriculado el curso anterior no necesita realizar este proceso, y tampoco quienes
han solicitado el traslado desde otra escuela municipal.

A la oferta prevista, que inicialmente contaba con 943 plazas, se le aplica una reducción de ratios del 75 por ciento aproximadamente, siguiendo las recomendaciones de los colegios oficiales de Medicina y Pediatría.

Los grupos de 0 a 1 años tendrán 5 alumnos en vez de los 7 habituales; en las aulas de 1 a 2 años habrá 9 niños en lugar de 12; y en los de 2 a 3 años la ratio será de 15 ó 16 alumnos, frente a los 18 de cursos anteriores.

La concejala Paloma Espinosa ha reclamado al Gobierno de Aragón un apoyo para refuerzo de personal, dadas las especiales circunstancias y la escasez de recursos humanos definidos en el convenio de financiación. En concreto, el Ayuntamiento de Zaragoza considera
necesario un incremento de 15 técnicos en la plantilla de las escuelas infantiles, para contar con una persona más en los centros de hasta seis unidades, y dos más en los que superan este número.

El Presupuesto de las escuelas infantiles municipales se financia en un 25 por ciento con la aportación del Gobierno de Aragón, un 25 por ciento con la cuota de las familias, y el restante 50 por ciento
con fondos propios del Ayuntamiento de Zaragoza.

Estos centros tienen como misión el desarrollo integral de los menores de 4 a 36 meses con participación de las familias en el proceso educativo, atendiendo a la diversidad y las necesidades educativas especiales, y fomentando valores democráticos y humanos.

EP