El gerente de los Hospitales Quirónsalud Zaragoza, Miguel Ángel Eguizábal, muestra cómo será la fachada del futuro hospital que van a construir en Zaragoza. - EP

El gerente de los Hospitales Quirónsalud Zaragoza, Miguel Ángel Eguizábal, ha anunciado que las obras del nuevo hospital que van a construir en la capital aragonesa, en la prolongación de la avenida Gómez Laguna, comenzarán a principios de agosto y la previsión es finalizarlas en marzo de 2024. La empresa constructora que las va a desarrollar es Grupo SanJosé.

Será la primera de las dos fases que contempla el proyecto, en la que la superficie construida supera el 75% de la edificabilidad de la parcela, de acuerdo a lo establecido en la licitación, y que también incluye el aparcamiento.

En rueda de prensa, Eguizábal ha subrayado el trabajo «muy concienzudo» para diseñar este hospital, con el propósito de que «nos lleve al futuro». Si el actual «lleva 50 años en la ciudad, queremos continuar durante los próximos 50» con el nuevo, ha enfatizado.

Eguizábal ha detallado que se pasará de los 12.000 metros cuadrados actuales a los 30.000, con una mejor distribución de espacios, mayor capacidad de consultas externas, más quirófanos, más camas de hospitalización y, tecnológicamente, se incorporarán novedades «para facilitar el trabajo de nuestros profesionales» y ofrecer «lo mejor» a los pacientes. Ha expuesto que la capacidad de actuación estará cerca de duplicarse respecto a la actual.

Un edificio con tres bloques

El edificio tendrá tres bloques. El de consultas externas, que contará con cuatro plantas. Allí, habrá 135 espacios de consulta y una distribución por unidades funcionales o por servicios.

El segundo bloque será el de hospitalización, con seis plantas y 180 habitaciones, todas ellas individuales, «tanto las de adultos como las pediátricas». Todas tendrán luz natural.

El bloque técnico acogerá las Urgencias, Radiología, Unidades de Cuidados Intensivos, Unidad de atención a la mujer y el niño, Servicio de Oncología, hospital del día oncológico y bloque quirúrgico.

Las Urgencias tendrán unos mil metros cuadrados y estarán diferenciadas en zona de adultos y pediátrica, con 15 puestos de observación para adultos y cinco pediátricos, así como seis consultas de atención urgente para pacientes adultos y tres para pacientes pediátricos. También está diseñada para tener circuitos diferenciados en caso de darse situaciones como la generada por la pandemia de la COVID-19.

El bloque quirúrgico tendrá 14 quirófanos, «dotados con la máxima tecnología, como robot, TAC intraoperatorio y quirófanos integrados». Por su parte, la zona de diagnóstico por la imagen contará con unos 900 metros cuadrados, ubicada en la planta baja, con tres resonancias magnéticas, una de ellas de tres teslas, dos TAC, dos manógrafos y otros aparatos radiología convencional y de ecografía. Habrá una zona para atender a los pacientes derivados de Urgencias.

Un referente en 5 áreas

El gerente ha sostenido que, en materia asistencial, el hospital quiere ser referente en cinco áreas: Atención a la mujer y el niño; Neurociencia; patologías del corazón; Oncología y Traumatología y Cirugía Ortopédica.

Respecto a la atención al cuidado de la mujer y del niño, contará con unos 3.000 metros cuadrados, con cinco unidades de preparación y atención al parto, una zona con dos quirófanos para practicar cesáreas, la primera UCI neonatal privada de la ciudad, con 12 puestos, zona de UCI con 14 puestos, y una unidad de atención al parto «lo más natural posible, incluso con una zona de bañera».

En Oncología, el hospital tendrá un acelerador lineal, unidad de radioterapia, Medicina Nuclear con PET-CT y SPECT-CT, hospital de día oncológico, con 16 puestos, unidad de ensayos clínicos y una zona de hospitalización destinada especialmente para los pacientes oncológicos.

En Cardiología, habrá un quirófano híbrido dentro del bloque quirúrgico destinado a realizar pruebas de Hemodinámica y electrofisiología. Otros aspecto que ha revelado Eguizábal ha sido cómo será la fachada, «que aprovechará el mayor número de horas de luz solar y protegerá del cierzo a las plantas de hospitalización», al tiempo que evitará la contaminación acústica.