Obras en la plaza del Pilar para cambiar un tuberia de alcantarillado que provoca filtracionesy deformación del embaldosado - EP

El hundimiento de una parte del pavimento de la plaza del Pilar ha obligado al Ayuntamiento de Zaragoza a acometer la sustitución de una tubería de alcantarillado, que ha sido la causante de filtraciones y de que hayan aparecido grietas en las baldosas.

Las obras se desarrollarán a lo largo de mes y medio y hacia finales de julio estaría completada la renovación de la tubería que lleva a cabo la contrata municipal para este tipo de reparaciones, a instancia de Ecociudad y del área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza.

El tramo afectado es unos cien metros y discurre en paralelo de forma longitudinal a lo largo de toda la fachada del Ayuntamiento de Zaragoza, hasta la calle Milagro de Calanda que comparte con la Basílica del Pilar.

Fuentes del Consistorio de la ciudad han precisado a Europa Press que el hundimiento del embaldosado no afecta a los edificios colindantes, ni a la Basílica del Pilar, ni tampoco al propio consistorio ni al parking subterráneo.

Esta tubería de alcantarillado presenta filtraciones debido al deterioro de su estado y ha provocado la deformación de las baldosas, que, a su vez, se embalsan de agua en caso de lluvia, y afecta a la estabilidad del terreno donde se asientan.

Se ha decidido acometer la obra en estas fechas porque se necesita de un plazo suficientemente amplio en el que no concurran eventos y con la vista puesta en las Fiestas del Pilar, que se retoman en octubre después de dos años de suspensión por la pandemia de coronavirus.