Los autobuses de Zaragoza tendrán en otoño un asistente virtual para invidentes que ya se utiliza en Nueva York

La nueva tecnología en los autobuses ya se utiliza en grandes ciudades norteamericanas. AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado el despliegue de la tecnología Navilens en el servicio de autobuses urbanos, que estará implantada en su totalidad a finales de otoño de 2021. Gracias a este sistema, las personas con discapacidad visual podrán localizar la parada de forma autónoma y precisa, así como recibir información de utilidad en el dispositivo telefónico.

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha presentado el sistema este lunes, y ha señalado que «gracias a él se facilitará a muchas personas que sufren problemas de visión, y también a quienes tienen otro tipo de dificultades cognitivas, una movilidad más segura y más fácil, procurándoles además una mayor independencia en sus desplazamientos urbanos».

La prueba piloto de este proyecto comenzó en septiembre de 2020 con la línea 35, como complemento de las aplicaciones que ya había para mejorar la accesibilidad de las personas con algún tipo de discapacidad al transporte público.

Así, el éxito de la versión de prueba ha hecho que el Ayuntamiento proceda a su implantación definitiva, que estará completada a finales de 2021. En este sentido, la puesta en marcha de este proyecto en la flota zaragozana ha sido posible gracias a la reciente modificación del contrato con Avanza.

Navilens es sistema de marcadores digitales que, utilizando los Datos Abiertos suministrados por el Portal del Ayuntamiento de Zaragoza, permite a las personas con discapacidad visual localizar la parada de forma autónoma y precisa, para recibir información en formato de audio sobre los tiempos de paso de los próximos autobuses en dichas paradas o posibles incidencias en el servicio, únicamente usando su dispositivo móvil.

Se trata de una tecnología patentada, que ya se utiliza en ciudades como en Nueva York y Los Ángeles. Se trata de un sistema que facilita la comunicación y el guiado previo a la parada del autobús. Así, gracias a la lectura de unos códigos que se pueden captar con un ángulo de 360 grados, e incluso a larga distancia, la aplicación va narrando en tiempo real al usuario cómo llegar al autobús y cuánto tiempo falta para la parada.

Con esta iniciativa se eliminan también las barreras idiomáticas, ya que toda esta información se ofrecerá en el idioma en que el usuario tenga configurado su dispositivo, facilitando así el uso del transporte público a las personas con idioma nativo distinto del español, con hasta 33 idiomas diferentes.

De cara a agilizar la implantación de la tecnología Navilens en la red de autobuses urbanos, el Ayuntamiento trabajará con la ONCE, así como con otras entidades de la ciudad vinculadas a la discapacidad. «Vamos a hacer un grupo de trabajo con la ONCE para que sean los propios usuarios los que realmente puedan validar la implantación de esa tecnología», ha recalcado Natalia Chueca.

EP