Los bomberos de Zaragoza estrenan la Casa del Fuego, en La Cartuja, para hacer prácticas con incendios reales - DANI MARCOS

El Cuerpo de Bomberos de Zaragoza han estrenado un edificio, de hasta doce metros de altura, construido con contenedores de transporte marítimo para hacer prácticas con fuego real, una instalación única en Aragón que les permitirá realizar entrenamientos más complicados y mejorar su formación.

La denominada Casa del Fuego está ubicada en el parque 5 de La Cartuja, donde se encuentra también la Escuela de Formación del Servicio de Contra Incendios, de Salvamento y Protección Civil, y ha contado con una inversión de 279.674 euros.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, acompañado por el concejal delegado de Bomberos, Alfonso Mendoza, ha visitado este martes este edificio, y ha comprobado en persona el funcionamiento del mismo con motivo de primeras prácticas realizadas por los propios bomberos.

Hasta ahora los agentes municipales simulaban situaciones de riesgo en contenedores más pequeños o a mayor escala, utilizando combustibles líquidos o gaseosos para prepararse ante emergencias reales, si bien estas sustancias tienen un inconveniente, no generan humo ni altas temperaturas, condiciones a las que los bomberos se enfrentan a diario y que complican mucho las labores de rescate.

A partir de ahora, con la Casa del Fuego terminada, podrán simular el mismo ambiente que provoca el fuego, con humo y calor, y en un entorno muy parecido al que se van a encontrar en una emergencia real.

«Con este equipamiento avanzamos hacia una mayor seguridad de los vecinos y vecinas de Zaragoza, y por supuesto, de nuestros bomberos, que van a poder prepararse mucho mejor», ha comentado el alcalde Jorge Azcón.

La Casa del Fuego simula un edificio de altura. DANI MARCOS. Ayuntamiento de Zaragoza

La instalación

El edificio, compuesto por doce de estos contenedores, tiene dos plantas y una caja de escalera metálica interior, completamente cerrada, de 12,89 metros de altura.

La instalación es lo más parecido a un edificio, por lo que dispone de ventanas, sistema de ventilación, patio interior, barandillas, un balcón e incluso un garaje donde poder practicar con vehículos Incendiados. Está equipado con todas las medidas de seguridad necesarias y cumplirá con la normativa medioambiental.

Con este simulador, los Bomberos pueden realizar prácticas mucho más complejas y entrenar en edificios cerrados y a cierta altura. Rescates, evacuaciones de humo o recorridos con falta de visibilidad son algunos de los ejercicios que realizarán. Así lo ha explicado el jefe de Intervención y director de la Escuela de Formación, Valero Sanmartín,
quien ha destacado la complejidad del humo en las intervenciones porque, según ha añadido, no deja ver el fuego.

«En este edificio podremos conducir el humo donde queramos mediante las aperturas y cierres de las ventilaciones», ha concretado. Hasta ahora estas prácticas se hacían en una galería de entrenamiento sin altura en el Parque 5.

Las ventajas de estos grandes contenedores es que están hechos de hierro, un material resistente al fuego; no requieren de grandes inversiones y su diseño modular permite adaptar el edificio a las necesidades de cada momento. Será una instalación, además, ecológica, de tal forma que en las prácticas se utilizará sólo material vegetal limpio.