Los Bomberos de Zaragoza reflotan el helicóptero que cayó al embalse de Ejea

El aparato una vez reflotado hasta la orilla. AZ

Los Bomberos de Zaragoza extrajeron ayer por la noche del agua el helicóptero de incendios del 112 que se precipitó en la Estanca del Gancho, en Ejea de los Caballeros, tras dos días de intenso trabajo.

La unidad de buceo se trasladó hasta el lugar el pasado martes tras atender la solicitud realizada por el Ejecutivo Autonómico.

La aeronave se encontraba a unos quince metros de la orilla y estaba sumergida parcialmente en el agua, por lo que se veía desde la superficie.

Los trabajos de los bomberos se han centrado en reflotar el helicóptero para poder arrastrarlo a tierra, una labor complicada debido a la poca profundidad de la estanca y la turbidez del agua, que ha obligado a los buceadores a trabajar con nula visibilidad.

La operación se ha desarrollado en dos fases. La primera ha consistido en la colocación de unos globos elevavadores en los patines del transporte para reflotarlo y enderezarlo a su posición inicial. En este punto, los efectivos desplegados tuvieron que extraer una tapa del helicóptero bajo el agua retirando los tornillos sin apenas visibilidad.

A continuación, ya por la tarde, una embarcación y un sistema de tracción arrastró el helicóptero a la orilla, para lo que se contó con material del la Compañía de Operaciones Anfibias del regimiento de Pontoneros. Desde ahí fue finalmente extraído con la ayuda de una grúa, entrada ya la noche.

El concejal delegado de Bomberos, Alfonso Mendoza, se trasladó, a primera hora del miércoles, hasta el lugar para supervisar los trabajos que se han realizado con sumo cuidado para no dañar el helicóptero, de unos 4.300 kilos, ni eliminar pruebas que puedan resultar útiles para esclarecer las causas del siniestro.

El accidente se produjo pasadas las 20 horas de este domingo sin que se produjeran heridos graves, ya que los ocupantes abandonaron por sus propios medios el helicóptero.