Los comedores de personas mayores reabren sus puertas en Zaragoza 15 meses después

Los comedores de personas mayores de la ciudad reabren sus puertas 15 meses después - MIGUEL G. GARCÍA - AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

Un total de 69 personas mayores han regresado este lunes a los comedores de los centros municipales de convivencia de la ciudad de Zaragoza, tras 15 meses cerrados por la pandemia. Este es un servicio con una importante demanda, entre 200 y 300 usuarios diarios antes de la COVID-19, y altos índices de satisfacción.

Está dirigido no solo a garantizar una alimentación sana y equilibrada, sino a fomentar las relaciones sociales de los ancianos y la prevención de las situaciones de soledad no deseada, ha explicado el Ayuntamiento zaragozano en una nota de prensa.

El menú degustado por las personas de los cuatro comedores reabiertos en esta jornada –Laín Entralgo, Almozara, La Jota y Actur Rey Fernando– ha estado compuesto de crema de calabacín, tortilla de patatas con ensalada y fruta de temporada, de postre. En total, hay siete comedores existentes.

La reapertura se ha realizado con todas las medidas de seguridad: utilización individual de las mesas, dispuestas de dos en dos para permitir la conversación con dos metros de distancia, exceptuando a los convivientes, que sí pueden compartir mesa.

La concejala delegada de Mayores del Ayuntamiento de Zaragoza, Paloma Espinosa, ha mostrado su satisfacción por la «eficaz» aplicación de los protocolos sanitarios en esta primera jornada, y ha asegurado que todo está preparado para abrir también, desde este jueves 1 de julio, las 26 cafeterías de los centros de convivencia repartidos en los distritos y barrios rurales.

Hasta este miércoles, 30 de junio, las reservas de mesa para los comedores podrán seguir realizándose a través de la línea gratuita del Área de Acción Social y Familia del Ayuntamiento de Zaragoza, 900 101 194, y también de manera presencial en los propios comedores. Desde el 1 de julio, las reservas se gestionarán únicamente de manera presencial, volviendo al funcionamiento tradicional.

El precio se mantiene en 4 euros, pudiéndose elegir entre menú normal y el diabético. El horario es de 13.30 a 14.30 horas, de lunes a viernes durante el mes de julio. En agosto, como es habitual, se interrumpirá el servicio, que en septiembre regresará de lunes a domingo.

De momento, el Ayuntamiento mantiene el programa de comida a domicilio que, en colaboración con la Fundación La Caridad, se extendió a todas las personas mayores que lo solicitaron desde el inicio de la pandemia. Más de 1.000 personas llegaron a darse de alta en los momentos más duros del confinamiento, de las que unas 300 continúan en activo.

El resto ha ido renunciando progresivamente, a medida que ha recuperado sus rutinas diarias. A ellas se suman otros 600 usuarios mayores o dependientes que ya recibían este servicio municipal de comida a domicilio antes de la pandemia, mediante convenio con la Fundación La Caridad.