Los comerciantes del centro de Zaragoza confían en que el Pilar sea un revulsivo económico

La calle Don Jaime I. - EUROPA PRESS - Archivo

La presidenta de la Asociación Zaragoza Centro, Begoña Muñoz, ha confiado en que los actos programados por el Ayuntamiento para la semana que coincide con la festividad del Pilar supongan un revulsivo económico no solo para este área comercial, sino para el conjunto de la ciudad y además dinamice el turismo.

Begoña Muñoz ha explicado que puede ser un revulsivo, pero si se cumplen las medidas de seguridad. «Está bien que se hagan actos culturales y sociales dentro del respeto a las medidas sanitarias. Además hay que ir normalizando la situación».

El Consistorio zaragozano ha organizado un programa con 250 actividades en 50 espacios para la semana cultural del Pilar21, que se celebrará del 9 al 17 de octubre con propuestas para todos los públicos.

«Confiamos en el Ayuntamiento y en que lo haga bien porque somos muchos los tipos de negocios afectados». De esta forma ha trasladado su confianza en el Consistorio al detallar que la Asociación Zaragoza Centro está formada por bares hostelería, tiendas de regalos, ropa, zapatos y eventos, como es su caso, ya que regenta un establecimiento de vestidos de novia, un sector que ha estado especialmente afectado por la pandemia al paralizarse la vida social desde marzo de 2020.

«Es de imaginar que la gente pasará más por el centro, se fijará en los escaparates, verá lo maravillosos que están y que se puede pasear por una zona bonita». Esta expectativa también la ha trasladado a los posibles visitantes que lleguen a la ciudad. «Tenemos que pensar en el turismo, que se recupere, y si ven que se organizan actos es más fácil que acudan turistas» .

Begoña Muñoz ha comentado que desde que terminó el estado de alarma y más aun desde que se ha extendido la vacunación, los fines de semana el centro está lleno porque la gente sale y quiere disfrutar. «Está todo hasta arriba y siguiendo las medidas de seguridad se puede salir e intentar llevar una vida lo más normal posible».

AÑO DE BODAS

También ha dicho que las ventas se han recuperado «algo» desde ha comenzado la inmunización contra la COVID-19. «La gente lo ve de otra manera, ven que se va llegando a la normalidad y se da cuenta de que, gracias vacuna, se supera la pandemia».

Esta apreciación también se traslada al ámbito de las bodas y ha comentado que los eventos comienzan a recuperarse de la «fuerte crisis» causada por la pandemia. «Ahora ya vienen a la tienda con idea de boda, y cumpliendo las normas llegará un día que o se terminará o se habrá minimizado tanto que podremos vivir lo más normal posible. Sino, será un desastre».

Ha comprobado que desde junio de este año se han dinamizado las bodas después de «pérdidas inmensas». Se están celebrando las que no se pudieron hacer en 2020 y en parte de 2021, que se suman a los que se casan en su fecha prevista. «El 2022 será año de bodas», ha augurado.

EP