El presidente de Cepyme Aragón, Aurelio López de Hita, en una entrevista. Aragón Radio

CEPYME Aragón ha expresado este miércoles, 9 de febrero, su rechazo a la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2022 hasta los 1.000 euros, tras la decisión tomada en este sentido por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, y ha reprochado que se trate de un acuerdo cerrado «sin el apoyo de las organizaciones empresariales», pese a ser «parte imprescindible de la paz social».

La organización empresarial aragonesa ha respaldado de este modo la postura tomada por CEPYME nacional y ha considerado que en «un contexto económico de incertidumbre», en el que previsiblemente no se recuperarán los niveles de negocio hasta 2023, «no es el momento de tomar este tipo de medidas».

CEPYME Aragón ha indicado que una nueva subida del SMI «contribuirá a aumentar los costes laborales» y elevará «la presión sobre los márgenes de las empresas», y ha añadido que a estos parámetros debe sumarse además el «encarecimiento de las materias primas» o las crisis de suministro que están sufriendo las empresas.