Los hospitales aragoneses suspenderán operaciones cuando estén comprometidas las camas en planta y UCI

El director general de Asistencia Sanitaria de Aragón, José María Abad, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo. - GOBIERNO DE ARAGÓN

El director general de Asistencia Sanitaria del Gobierno de Aragón, José María Abad, ha explicado que en esta tercera onda epidémica de la pandemia del coronavirus que sufre la comunidad autónoma no se ha dado la orden de suspender las operaciones quirúrgicas programadas de forma general, como ocurrió en marzo, pero sí todas aquellas que «puedan comprometer la actividad asistencial de hospitalización o de cuidados intensivos».

Así lo ha indicado en la rueda de prensa en la que, junto con la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha dado a conocer la orden publicada este martes en el Boletín Oficial de Aragón que, con carácter general y bajo el paraguas del estado de alarma, establece una serie de medidas extraordinarias en materia de prestación de servicios de los profesionales y la puesta a disposición de la autoridad sanitaria de los medios necesarios para la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus.

Abad ha detallado que se mantendrán las operaciones oncológicas, las urgentes, aquellas que de no hacerse pueden suponer riesgo importante para la vida de los pacientes, como las cardiacas, y, «a partir de ahí, según la situación de cada hospital, se van a mantener las ambulatorias, que no comprometen la capacidad de hospitalización, ni de UCI, y el resto se han de ir programando en función de la capacidad de cada centro» porque «no todos están igual» y sus circunstancias también van variando según evoluciona la pandemia.

El director general ha remarcado que ha de haber un «equilibrio» para garantizar la atención a los pacientes con la COVID-19 y, al mismo tiempo, «mantener, dentro de lo posible, la actividad asistencial para el resto de patologías».

Abad ha apuntado que la mayoría de hospitales están suspendiendo parte de la actividad programa de los quirófanos, pero también «se sigue manteniendo cierto grado de intervención de cirugía programada, especialmente ambulatoria».

AMPLIACIÓN DE LAS UCIS

El director general ha manifestado que existe «capacidad estructural» de seguir ampliado las UCI en Aragón porque «hay espacios, respiradores y elementos técnicos», pero existen «límites» por la disponibilidad de profesionales formados para atender a esos pacientes.

Abad ha reconocido que hay «muy buenos profesionales», que están demostrando que «puedan hacer más de lo que podemos esperar», pero la capacidad «no es ilimitada».

Ha agregado que en sanidad «el activo más importante y limitante son los profesionales», que están «motivados, es su profesión y vocación y están dispuestos a hacer esfuerzos adicionales, pero esperan de nosotros y de la población que faciliten que lleguen menos pacientes a las UCIs, y que no tengan que superar diariamente su capacidad de trabajo; se lo debemos a ellos», ha enfatizado Abad.

Ha recordado que todas las bolsas de trabajo están «vacías» y en el caso de la necesidad de profesionales para cubrir las guardias en Teruel, ha dicho que se ha hecho una oferta voluntaria a profesionales con incentivos, pero si no hay respuesta, «tendremos que hacer uso de los mecanismos de la orden» publicada este martes, «no para enviar intensivistas a Teruel, sino para utilizar los recursos que tenemos en todo Aragón para garantizar que los pacientes de Teruel son atendidos adecuadamente».

RED DE SEGURIDAD

Por su parte, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha contado que la orden permite obtener «una red de seguridad en el caso de que tengamos que habilitar medidas extraordinarias» de organización, pero «no significa que se vayan a aplicar todas». Este martes por la mañana se ha reunido con los sindicatos sanitarios para darles a conocer esta nueva normativa.

Repollés ha señalado que la orden tendrá validez mientras dure el estado de alarma y en ella se recogen, a grandes rasgos, la flexibilización y modulación de los permisos de vacaciones, de las jornadas de trabajo, de la exención de las guardias y de la movilidad geográfica de los profesionales.

Además, se permite asignar funciones de otra especialidad, contratar a estudiantes de Medicina y MIR, reincorporar al servicio activo a personal jubilado y la puesta a disposición del Servicio Aragonés de Salud de todos los recursos sanitarios privados de la comunidad autónoma.