Los médicos de Aragón plantean 12 medidas prioritarias para salvar la atención primaria

Centro de salud de La Almozara, en Zaragoza. - EUROPA PRESS - Archivo

El Sindicato de Médicos de Atención Primaria de Aragón ha organizado unas jornadas monográficas online sobre este ámbito sanitario y la COVID-19, en las que se ha incluido la lectura de una declaración donde se plantean doce medidas prioritarias y urgentes para «salvar» este nivel asistencial.

Se trata de la ‘Declaración de la Atención Primaria en pandemia’, en la que se subraya que éste es «el pilar fundamental y la base donde empieza toda la medicina» y para que siga siendo la piedra angular «lanzamos un grito a los responsables sanitarios, ¡Salvemos la Atención Primaria!».

Con este documento, en paralelo a las ponencias científicas del programa de las jornadas monográficas online ‘Atención Primaria y COVID-19’, que se celebran del 12 al 14 de noviembre, se incide en la necesidad de una «profunda reforma» de la sanidad pública, ha explicado el sindicato en una nota de prensa.

Incrementar un 25% el gasto para atención primaria

El documento incide en medidas para reforzar los recursos y se solicita incrementar hasta un 25 por ciento el presupuesto de gasto total de sanidad para la Atención Primaria y aumentar las plantillas de profesionales sanitarios, sustituyendo las bajas y reemplazando a los que se jubilan.

Entre las medidas organizativas, se pide un mando único para dirigir la Atención Primaria en Aragón, que coordine las actuaciones que se han de llevar a cabo en todos los centros y consultorios, resaltando que el número de profesionales y de centros y el presupuesto de gasto «merece disponer de una sola dirección en el Departamento de Sanidad».

La lista completa de reivindicaciones incluye también el respeto a los profesionales, Equipos de Protección Individual (EPIs) adecuados, apoyo total a los médicos en formación MIR y tutores, contratos «dignos«, coordinación de la Atención Primaria con los hospitales, el reconocimiento especial por el trabajo en la pandemia, vigilancia contra las agresiones a sanitarios, disminución de la carga burocrática y reorganización del mapa sanitario.

La declaración incide en que sin el «enorme esfuerzo» que todos los profesionales sanitarios están realizando «este barco se hubiera hundido» y puesto que quedan todavía «meses duros de trabajo» los responsables políticos deben «seguir remando en la misma dirección porque solo unidos conseguiremos luchar contra esta guerra que nos está tocando vivir».

EP