SANIDAD

Los médicos de atención primaria de Aragón piden que las consultas se realicen el mismo día en que se solicitan

Los médicos de atención primaria en Aragón han pedido reformar las agendas con las que organizan la asistencia a los pacientes para que las consultas puedan realizarse en el día en que se solicitan. Ésta es una de las propuestas que los Sindicatos de Médicos de Atención Primaria de Aragón FASAMET y CEMSAragón han presentado al gerente del Servicio Aragonés de Salud, José María Arnal.

Con el título ‘Organización para mejorar y adaptar las agendas de los médicos de Atención Primaria en Aragón: medidas propuestas’, los sindicatos han presentado un estudio al Salud cuyo objetivo es acabar con las listas de espera en los centros de salud y consultorios y evitar la sobrecarga asistencial en las consultas.

La propuesta se apoya en tres medidas, la desburocratización, la mejora en la gestión de agendas y el triaje –clasificación de los casos según su gravedad– para identificar las citas no demorables, han explicado ambos sindicatos en una nota de prensa.

Los profesionales sanitarios abogan por un modelo avanzado basado en la máxima ‘Hacer hoy el trabajo que surja hoy’, ofreciendo suficientes citas para atender las consultas sin generar listas de espera y manteniendo la cita previa para casos como controles y revisiones, frente a otros sistemas de gestión de las demandas de atención, como por turno de llegada, con cita obligada.

Para eso, proponen elaborar e implantar un Plan de Accesibilidad para la atención primaria con el objetivo de adecuar los tiempos de las consultas y las estructuras de las agendas de los médicos y enfermeros. Las medidas se basan en la reorganización de los tiempos y de las funciones de los profesionales para lograr mejorar la atención a la ciudadanía.

TRIAJE EN LAS UNIDADES DE ADMISIÓN

Como eje central, los profesionales sanitarios destacan las actuaciones en la gestión de las demandas de atención, comenzando por el triaje en las unidades de admisión, que el presidente de FASAMET, Leandro Catalán, considera «la ubicación natural, donde siempre debió estar».

El objetivo es que personal no sanitario pueda con unas pocas preguntas conocer la causa de la visita y a dónde dirigirla. De esta manera, si se trata de una actividad burocrática, la atenderán fuera de las consultas. Si es la revisión de un problema crónico, le darán ya cita en la agenda de Enfermería, salvo si el usuario pide ser atendido por su médico.

Si pide una nueva demanda de salud, lo citarán con su médico, si se trata de una demanda normal o lo derivarán a su enfermero para que valore si es un caso urgente.

De esta manera, la gestión de la agenda de trabajo tiene como puntos básicos las consultas administrativas no presenciales, la implicación del personal de enfermería y la autocitación para conseguir que en los casos que llegan a los médicos de familia y pediatras la atención se preste, salvo otra preferencia del paciente, en el mismo día.

OTRAS ACCIONES

El documento de los sindicatos también recoge que, de modo complementario, se puedan reclamar otras acciones, como educación sanitaria a la población –información individual y grupal, campañas–, la actualización del número de tarjetas sanitarias asignadas a 1.500-1.700 para los médicos de familia y 900-1.100 para los pediatras o centralizar la atención continuada prestada en la ciudad de Zaragoza.

Los médicos de atención primaria consideran que con todas estas medidas se lograría limitar a 30 o 35 los pacientes al día con cita previa, la mitad de los actuales, en ocasiones, a los que se sumarían espacios de tiempos «forzados» para hasta siete más personas más y turnos en los equipos de atención primaria para atender las urgencias reales.

El objetivo es que este mismo año los profesionales dispongan de un mínimo de siete minutos por paciente, 15 minutos para pacientes complejos, media hora al día para telemedicina, y un tiempo para investigación y formación.

EP