Los médicos de Zaragoza califican de «insostenible» la situación de los centros de salud y urgencias

Cola en el Centro de Salud de Sagasta. DZ

El Colegio de Médicos de Zaragoza (COMZ) ha manifestado su «enorme preocupación» ante la situación «insostenible» que sufre el sistema sanitario, especialmente la Atención Primaria y los servicios de Urgencias de los hospitales, por la séptima ola de la pandemia del coronavirus en Aragón y ha propuesto liberar a centros de salud de pruebas diagnósticas y tareas burocráticas.

En una nota de prensa, ha advertido también de que, desde hace unas semanas, la situación «se ha vuelto, de nuevo, tremendamente complicada en las áreas de ingreso hospitalario».

El presidente de este colegio profesional, Javier García Tirado, se ha reunido este viernes con el gerente del Servicio Aragonés de Salud (Salud), José María Arnal, a quien ha expuesto la situación y sus propuestas para evitar el «colapso». Ha estado acompañado por el vocal de Atención Primaria Rural, José Manuel Cucalón, la vocal de hospitales, Reyes Ibáñez, y la vicepresidenta segunda de la institución colegial, Carmen Puig.

García Tirado ha manifestado que, con independencia de los problemas estructurales que adolece de hace tiempo el sistema sanitario, íntimamente relacionados con una grave falta de financiación, es necesario abordar «inmediatamente» la situación actual por la pandemia, que ha llevado a la Atención Primaria y a los Servicios de Urgencias a una situación «catastrófica» y «al borde del colapso, solo sostenida por la dedicación sin límites y hasta la extenuación de los profesionales sanitarios».

Por eso, el Colegio de Médicos de Zaragoza ha entregado al gerente del Salud un documento en el que propone liberar con carácter urgente a los centros de salud de las pruebas diagnósticas de la COVID-19 y de las tareas burocráticas, para dedicarlos a su función primordial que es la atención de pacientes.

En concreto, ha planteado eliminar de inmediato la burocracia que producen las recientemente introducidas declaraciones responsables en relación con los autotest, encargando el proceso de bajas y altas a las mutuas y, en su caso, a médicos inspectores y médicos de empresa, «como medida excepcional y limitada en el tiempo a la duración de la pandemia».

Asimismo, ha abogado por implementar «en todo lo posible» la digitalización del proceso, utilizando los medios actuales, tales como call center, WhatsApp y videoconferencias, así como crear centros específicos de diagnóstico e identificación de test y PCR, fuera de los centros de salud, de forma temporal, donde puedan acudir las personas sintomáticas y con autotest positivo para confirmar o descartar el contagio, articulando ello con el proceso de baja por incapacidad temporal.

MANDO ÚNICO

El Colegio de Médicos de Zaragoza también ha pedido adoptar la figura del mando único de sanidad, que pueda coordinar de modo «eficaz» los recursos tanto de la sanidad pública, como de la sanidad privada. Dentro de ese mando único, se podría crear una central de emergencias de Aragón que coordine todo los recursos asistencial de urgencias.

Igualmente, ha estimado oportuno designar un Gerente de la Atención Primaria, con la denominación que pueda corresponderle, que cumpla las funciones de gestión y coordinación, así como acreditar a todos los centros de Atención Primaria para la formación de especialistas de medicina familiar y comunitaria, incorporando al residente a la asistencia «de un modo eficaz y productivo».

También ha solicitado sacar las plazas concretas que se prevean para dicha formación. Finalmente, los profesionales médicos han estimado oportuno promover «amplias campañas de sensibilización» para que el ciudadano haga un uso adecuado de los recursos sanitarios.