La Basílica del Pilar de Zaragoza recupera tras más de dos años el paso de los niños por el manto de la Virgen. - EUROPA PRESS

La Basílica del Pilar de Zaragoza ha recuperado, tras más de dos años, la tradición del paso de los niños por el manto de la Virgen. Desde que se decretó el confinamiento a causa de la pandemia, se había suspendido esta costumbre religiosa, que ahora ha vuelto al templo.

El deán del Cabildo Metropolitano de Zaragoza, Joaquín Aguilar, ha expresado el «gozo» y la «emoción» de poder ofrecer, de nuevo, este acto, y ha comentado que desde hace varias semanas estaban recibiendo numerosas llamadas interesándose por cuándo se iba a reiniciar, no solo de Zaragoza y Aragón, sino desde distintos puntos de España.

La tradición vuelve, pero se introducen novedades, ya que para poder participar se ha incorporado un sistema de cita previa a través de la web ‘https://www.mantodelavirgendelpilar.com/‘. Se puede acceder también mediante un código QR que está accesible en la entrada del templo.

Los menores participantes pueden acudir acompañados de uno o dos adultos. Han de llegar diez minutos antes y sentarse en los primeros bancos de la Santa Capilla. Cuando es la hora, se llama a los menores por su nombre y estos acceden por la puerta central de la verja que da acceso al Camarín de la Virgen, y no por el lateral, como ocurría antes.

Los niños, acompañados de un infantico, suben por las escalerillas que llevan a la Virgen y se quedan a mitad de las mismas, donde leen una breve oración de ofrecimiento, que figura en una estampa que se les entrega. Después, salden por la puerta de la derecha, es decir, por donde se accedía antes, y los recogen sus padres, tutores o acompañantes.

En el caso de los bebés, uno de los padres o un adulto lo lleva en brazos y suben él hasta la mitad de la escalera. Desde el Cabildo han solicitado acudir vestidos de forma adecuada y digna, acorde con el lugar sagrado en el que se encuentran.

Grupos de 10 niños cada 30 minutos

Por ahora, se han creado grupos de diez niños cada media hora, aunque el deán ya baraja ampliar a quince o más, tras la experiencia del primer día y el buen funcionamiento del nuevo sistema.

El deán ha estimado que este nuevo procedimiento evita las colas y el bullicio que se generaba antes en el acceso a la puerta derecha del camarín. A su entender, ahora se aumenta «el sentido de devoción y de piedad popular a la Virgen».

Los horarios habilitados en julio son seis turnos de media hora, entre las 10.30 a 13.00 horas, de lunes a viernes, y cuatro turnos, de 11.30 a 13.00 horas, los sábados y domingos, mientras que en agosto habrá cuatro turnos, de 17.30 a 19.00 horas, todos los días de la semana.

El deán ha explicado que el paso por el manto de la Virgen del Pilar «es una tradición muy antigua» y forma parte de la vida «no solo de Aragón, sino de toda España». También besar la columna. «Está desgastada de tantos besos», aunque ahora solo se puede tocar, ha incidido. También ha comentado que ya no hay límite de aforo.

También ha precisado se han recuperado las bodas, con una previsión este verano de 40, incluyendo las de la catedral de la Seo de Zaragoza.