Los primeros vacunados en Aragón pasan la noche bien y no tienen efectos secundarios

Residencia 'Romareda'. - DGA.

Las primeras personas vacunadas en Aragón para prevenir la COVID-19 han pasado la noche bien y no han presentado efectos secundarios. La directora de la Residencia ‘Romareda’ de Zaragoza, Cristina Serrano ha destacado que están «perfectamente» y muy contentos.

Serrano ha indicado que ya han sido vacunados todos los residentes que han dado su consentimiento, 167, y también siete trabajadores, terminando esta mañana un proceso que ha comenzado este domingo a las 12.00 horas con los tres primeros candidatos, Emilia Nájera, Manuel Cebolla y Carmen García.

El centro conserva algunas dosis para las personas desplazadas a sus domicilios, que han sido convocadas para este martes, y en los próximos días se vacunarán los trabajadores con las dosis restantes, finalizando así la primera fase.

La directora ha indicado que «ninguno se encuentra distinto respecto a los días habituales» y no han sufrido «ninguna molestia», estando «muy felices y emocionados». Además, «el servicio de enfermería está pendiente por si hubiera algún síntoma», ha añadido, insistiendo en que desde este domingo no ha habido «ninguna incidencia que resaltar».

«Hemos recibido la vacuna como un regalo porque es la puerta para volver a nuestra normalidad», ha continuado Serrano, expresando que «la residencia tenía una vida hogareña, cada uno tenía sus actividades y sus intereses, pero el 14 de marzo se quedó parado».

Ha hecho notar que los residentes han sufrido restricciones severas y no han podido salir de la residencia desde que comenzó la pandemia: «La gente lo ha pasado francamente mal», pero ahora viven la nueva etapa «con ilusión y esperanza», ya que «la familia para ellos es lo más importante».

Los primeros meses de la pandemia han sido «my difíciles» por las limitaciones, ha abundado Cristina Serrano, quien ha comentado que antes «la residencia era un hogar, una familia muy grande». Ahora «miramos con optimismo al futuro».

La directora de la residencia ha puesto de relieve que «nos queda un tiempo» y que es necesario que «la población se conciencie y se vacune» porque «no serviría de nada vacunarnos los mayores y los trabajadores si fuera no son solidarios y no se vacunan también», de ahí la necesidad de que haya «una gran participación en la campaña» para lograr «la inmunidad total» y que las familias puedan visitar a los residentes «con completa seguridad».

RESIDENTES

Una de las personas vacunadas este domingo en ‘Romareda’, Carmen García, ha expresado que tiene ganas de abrazar a sus hijos y nietos, también de dar paseos y hacer actividades «como antes».

Otra residente, Emilia Nájera espera salir otra vez a pasear «por las calles» sola y ver a sus hijos y nietos. Ha recomendado que «todo el mundo» se ponga la vacuna porque «es lo único que tenemos» y ha recordado que muchas empresas han clausurado su actividad y las que continúan «tienen menos clientela», tras lo que ha asegurado que «España tiene que salir adelante para que pueda trabajar la gente joven y nos puedan ayudar y visitar».

También ha comentado que los profesionales de la residencia «nos han cuidado muchísimo y nos quieren», indicando que «todo el mundo ha trabajado para que esto se vaya salvando». «A ver si con la vacuna tenemos suerte», ha confiado.

La directora de la Residencia ‘Somontano’ de Barbastro, Mamen Pueyo, ha explicado que este domingo «todo fue dentro de lo previsto, sin incidencias» y que todos se encuentran «bien», sin presentar efectos adversos de momento. «Esperamos la segunda dosis con muchas ganas y esperanza», ha agregado.

EP