Los trabajadores del tranvía de Zaragoza mantienen los paros parciales: «las propuestas de la empresa son insignificantes»

Tranvía de Zaragoza. - EUROPA PRESS - Archivo

El portavoz del comité de empresa de los trabajadores del tranvía, Julián Aramendía, ha calificado de «insignificantes» las propuestas de mejora de la dirección de la Sociedad de Economía Mixta (SEM) de Los Tranvías de Zaragoza sobre la reivindicaciones salariales y de condiciones laborales por lo que mantendrán los paros parciales hasta el 5 de febrero.

Estos paros parciales se realizan entre las 8.30 y las 9.00 horas, de 14.00 a 14.30 y de 19.30 a 20.00 horas. «Son simbólicos», ha estimado Aramendía para agregar que los servicios mínimos son del 90 por ciento por lo que la afección al usuario «es poca, pero se hace pública la reivindicación».

En declaraciones a Europa Press, Julián Aramendía ha explicado que durante este viernes analizarán con los 105 trabajadores de la plantilla, en distintas asambleas, las propuestas de la empresa, pero ha observado que en una primera impresión «están muy lejos» de las reivindicaciones de los empleados.

Ha asegurado que no se mejoran las condiciones de conducción que, en la actualidad, son de hasta nueve horas y con cinco horas y media ininterrumpidas «con gran riesgo para la seguridad debido a la fatiga que produce» y los trabajadores solicitan un máximo de ocho horas de jornada laboral y de cuatro horas y media ininterrumpidas.

Otra petición de los trabajadores es que se computen los tiempos de pausa porque para la empresa «no cuenta como trabajo y supone que hay que tener una mayor disponibilidad con la consiguiente prolongación del tiempo de servicio». Ha lamentado que la dirección de la SEM no lo quiere abordar porque está judicializado.

Por otro lado, frente a las 1.688 horas anuales que establece el convenio ha asegurado que se trabajan 1.720 horas, pero la empresa solo les ha ofrecido una reducción de 8 horas y para el 2023. Para el portavoz del comité la mejora de las condiciones pasa por reducir las horas, aumentar las contrataciones y crear una bolsa de trabajo.

Julián Aramendía ha calculado que bajando 32 horas anuales cada uno de los 60 conductores suponen 1.800 horas que se podrían cubrir con la contratación de uno o dos trabajadores más. «No es gravoso y mejoraría sustancialmente los servicios. La empresa actúa de forma contraria frente a un mejor plan de servicios, recortando y sobrecargando al personal. Es situación muy difícil de sobrellevar».

SUBIDA SALARIAL

En cuanto a la subida salarial, ha dicho que la dirección de la SEM les ha propuesto aplicar el IPC para los años venideros, pero como es negativo se congelaría dado que la perspectiva por la crisis económica hace que sea negativo. Los trabajadores reclaman un aumento del 1,5 por ciento en caso de el IPC que sea negativo o cero y con incremento del 3 por ciento de tope si coincide con el IPC.

«Son reivindicaciones al alcance de la empresa y son líneas a mejorar pero la dirección no hace nada» ha lamentado Julián Aramendía para abundar en que las propuestas de la dirección «no son aceptables, a primera vista».

Una vez que analicen las propuestas se convocará una asamblea general con todos los empleados para este domingo, 17 de enero, que concluirá al finalizar el último turno.

La decisión que adopten se trasladará a la dirección de la SEM en una nueva reunión que tienen prevista para el próximo jueves, 21 de enero.

EP