Los vacunados en las residencias de Aragón ya no tendrán que llevar mascarillas

La consejera Marivi Broto visita la residencia de mayores de Borja - GOBIERNO DE ARAGÓN

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha anunciado, durante una visita que ha realizado a la Residencia de Borja, que la mascarilla dejará de ser obligatoria en las residencias de mayores o de discapacidad para los residentes vacunados.

«Es una de las noticias que más ganas teníamos de anunciar y que es posible gracias a los buenos resultados que está dando la vacunación», ha indicado Broto. Las vacunas han permitido controlar la situación epidemiológica, que presenta tres brotes activos entre las 288 residencias de Aragón, frente a los 43 de hace justo medio año, «estamos viendo que no hay contagios», ha añadido.

La consejera ha detallado que la nueva orden en la que se recoge esta medida se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) y, desde ese momento, pasará a ser efectiva y podrá aplicarse cuando los centros estén preparados para ello.

La novedad afecta únicamente a los residentes vacunados, que son quienes podrán prescindir de las mascarillas «dentro de sus hogares, que son las residencias». Aquellos que no estén vacunados, los trabajadores y los visitantes mantienen la obligatoriedad del uso de la mascarilla, al ser personas que entran y salen de este grupo de convivencia.

Esta novedad está pensada sólo para las residencias, y no afecta a ningún otro centro de Servicios Sociales de la Comunidad.

En este sentido, en una orden anterior ya se permitió la estancia sin mascarilla de los residentes vacunados en el exterior de los espacios privativos de las residencias, y se mantiene la obligatoriedad del control de aforo en la realización de actividades o servicio de comedor, con la distancia interpersonal de 1,5 metros.

La orden que recoge esta medida, permite que los voluntarios que acudan a los centros, con convenios y acuerdos de colaboración, para acompañar a los mayores o personas con discapacidad en sus paseos y actividades, puedan retomar estas labores, siempre que estén vacunados.