Los vendedores del Mercado Central estrenan mascarillas especiales para atender a clientes con problemas de audición

Estas mascarillas comunicativas están certificadas - DANIEL MARCOS

La Consejería de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrate, junto a la Asociación de Implantados Cocleares de España en Aragón ha repartido este viernes entre todos los detallistas del Mercado Central medio centenar de mascarillas comunicativas, que tienen una banda transparente para que las personas con problemas auditivos puedan hacer sus compras con total normalidad ya que podrán entender lo que les transmiten los vendedores al reconocer la expresión facial de los mismos.

El uso de la mascarilla habitual y el distanciamiento social han intensificado los problemas de comunicación que suponen una barrera para el colectivo con problemas de audición.

Este simple elemento «facilita la vida a los clientes con problemas auditivos y protege a todos, una de las máximas de esta Consejería desde que arrancó la pandemia», ha dicho Herrate.

La Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España, donde está integrada la sección aragonesa, ha luchado desde el principio por prevenir el aislamiento social y mejorar la comunicación entre las personas con problemas auditivos.

Por ello, se diseñó la mascarilla comunicativa que cuenta con una parte exterior de tela de cuatro capas y con una ventana central transparente que permite ver la boca, facilitando el entendimiento mediante la lectura labial. Esa banda supone un gran apoyo para hablar e interactuar con otras personas especialmente cuando se tiene un problema de audición.

Las mascarillas comunicativas son lavables y reutilizables. Cada uno de los detallistas tendrá su mascarilla comunicativa en el puesto, individualizada. Cuando se acerque una persona con necesidades de comunicación especiales, el detallista se colocará la nueva mascarilla, le atenderá para que el cliente pueda conocer todo lo que se está hablando y, una vez acabe la compra, el vendedor podrá seguir trabajando con su protección habitual.

Las mascarillas están certificadas por el Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST). Con el reparto realizado esta mañana, se pone el foco de actuación en la distribución a otros sectores de atención al público para garantizar la accesibilidad de personas con problemas auditivos a servicios, entornos o productos en las mismas
condiciones que el resto de personas.

La campaña de distribución de mascarillas se ha realizado a nivel nacional, bajo el lema ‘20.000 mascarillas 20.000 sonrisas’. En Aragón se han repartido hasta ahora unas 500 mascarillas.