Concentración de enfermeros y fisioterapeutas ante el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. - SATSE ARAGÓN

Enfermeros y fisioterapeutas se han concentrado este martes ante los hospitales públicos de Zaragoza, Huesca y Teruel como acción de protesta y para reclamar los medios y profesionales que requieren estos establecimientos, cuyo situación han calificado de «extrema gravedad».

El sindicato SATSE en Aragón ha sostenido que no solo se encuentran enfermas las personas, «también nuestra sanidad pública y su pronóstico es muy grave porque no se quieren destinar los medios y profesionales necesarios».

En una nota de prensa, el Sindicato de Enfermería ha explicado que igual que ya ocurrió el pasado 10 de febrero en los centros de salud, han convocado a los profesionales para evidenciar el «gran engaño» que han sufrido todos ellos y el conjunto de la sociedad por parte de Administraciones públicas y partidos políticos «que alzaron su manos para aplaudir a nuestra sanidad pública durante lo más duro de la pandemia del coronavirus y ahora las tienen escondidas en los bolsillos y con una clara actitud de brazos caídos».

Con esta movilización, celebrada en diferentes zonas de España, los profesionales han advertido de que no hay ni recursos, ni medios, ni profesionales «suficientes» en los cerca de 350 hospitales públicos del país, de los cuales 11 pertenecen a Aragón, «lo que genera numerosos problemas y deficiencias que impiden poder ofrecer una atención sanitaria y unos cuidados de calidad a toda la ciudadanía».

Han precisado que algunas de las «lamentables consecuencias» de la «falta de interés» de Administraciones y partidos políticos por reforzar y mejorar la sanidad pública son «esperas de semanas y meses» para ser atendido en una consulta, realizarse una prueba diagnóstica o ser intervenido, «saturación y situaciones de colapso en servicios especialmente sensibles, como las Urgencias», con «camas en pasillos o cerradas en verano».

Para SATSE, ésta es una «realidad inaceptable que viven y sufren diariamente las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas que trabajan en los hospitales y que también repercute gravemente en su salud física, psicológica y emocional, al estar en una permanente situación de sobrecarga, saturación y tensión asistencial que les imposibilita realizar su labor asistencial y de cuidados como les gustaría».

«¿Cómo vamos a poder atender y cuidar en óptimas condiciones, si somos un profesional para hasta 25 y 30 pacientes ingresados en una hospital?, se han preguntado las personas concentradas, que han recordado que todos los estudios científicos nacionales e internacionales conocidos concluyen que una ratio segura es la de seis a ocho pacientes por cada enfermera o enfermero en una planta de hospital.

PRECARIEDAD Y PROBLEMAS DE CONCILIACIÓN

El sindicato ha precisado que estos profesionales sanitarios, además de tener, en muchos casos, contratos «precarios y temporales», desarrollan su labor asistencial y de cuidados a turnos, de noche y durante los domingos y festivos, «con los consiguientes problemas a la hora de conciliar su vida laboral con la personal y familiar».

Por ejemplo, una enfermera puede llegar a trabajar hasta 15 noches en un mes, con jornadas de diez y doce horas seguidas o realizar más de 40.000 horas de trabajo nocturno a lo largo de su vida laboral.

«Estamos exhaustos y muy afectados a todos los niveles después de dos años de lucha contra la pandemia, y ahora, una vez superado lo peor, contemplamos con absoluta desolación y estupefacción que los mismos que aseguraron que iban a cambiar y mejorar la situación de nuestro sistema sanitaria vuelven a dedicar su tiempo a enfrentamientos partidistas estériles de cara a próximas elecciones en lugar de priorizar lo que realmente nos importa y preocupa a todos y todas, como es nuestra salud y bienestar», han sostenido desde SATSE.

Asimismo, han comunicado que tras el «éxito» de la convocatoria de este martes y de la realizada días atrás, continuará en Aragón y en el conjunto del Estado su nueva estrategia de acciones reivindicativas y movilizaciones en defensa de la sanidad y sus profesionales, las cuales irán aumentando en intensidad a lo largo de los próximos meses. «Exigimos soluciones y nadie nos va a parar hasta conseguirlas», han sentenciado.