Manifestación para pedir la paz en Ucrania, en la plaza del Pilar de Zaragoza. - EP

Cientos de personas se han concentrado este sábado, 26 de febrero, en la plaza del Pilar de Zaragoza, convocados por la Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón, para solidarizarse con el pueblo ucraniano ante la invasión rusa a este país.

Ucranianos residentes en la capital aragonesa, representantes de varias formaciones políticas e instituciones, miembros de asociaciones y de la sociedad civil se han manifestado para pedir «paz en Ucrania».

Esta céntrica plaza de Zaragoza se ha llenado de banderas de Ucrania y pancartas con sus colores, azul y amarillo, para mostrar el apoyo a todas las personas, familiares y amigos que en estos momentos están sufriendo las consecuencias de este conflicto. Los asistentes han cantado en varias ocasiones en himno ucraniano y han gritado mensajes como: «Aprender de los errores», «todos con Ucrania», «Putin asesino y terrorista» y «no es una guerra, es una invasión».

En declaraciones a Europa Press, Olena Liutova, de 32 años y procedente de la ciudad Druzhkovka, de la región de Donetsk, ha explicado que la preocupación por sus familias «es máxima». Ha contado que su cuñada, que se encontraba en Kiev, ha decidido huir a Polonia, pero es un trayecto «difícil porque hay muchas filas de gente que quiere irse del país». Ella y su marido viven en Zaragoza desde 2018, a donde acudieron para pedir asilo político.

Alexander, de 21 años, reside desde 2018 en la ciudad con su familia de acogida y estudia un grado superior de desarrollo de aplicaciones multiplataforma. «Vine por los estudios, porque aquí se puede construir un futuro bastante grande y aproveché la opción», ha asegurado.

«MUCHO ESTRÉS»

«Ver la situación desde aquí es muy inquietante y doloroso» y «tenemos mucho estrés, que es insoportable», ha asegurado, para continuar que sus familiares está a 50 kilómetros de Kiev y algunos de ellos han podido irse a Polonia. «De momento», ha dicho, «se puede contactar con ellos, el internet va bien y hablo con mi familia todos los días».

Sobre los amigos de su edad que están en Ucrania, Alexander ha lamentado: «Algunos están en sitios donde pueden esconderse de las bombas y otros en el Ejército».

Su madre de acogida, Carmen, ha contado que la situación que están viviendo es «complicada» porque «las imágenes que nos llegan son bastante desastrosas» y «sufrimos por él». Alexander viajó por primera vez a España con seis años y se instaló en su casa durante dos veranos, tras varios años sin volver, cuando cumplió la mayoría de edad «él determinó venirse aquí con nosotros y labrar su futuro», ha concluido.

La Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón está trabajando en la creación de una página web oficial para resolver dudas e informar de cómo se puede ayudar. También se ha creado una página en la red social de ‘Facebook’.

EP