Rescate a dos montañeros enriscados en la Gran Facha. - GUARDIA CIVIL DE HUESCA

La Guardia Civil de Huesca ha realizado un total de ocho rescates este fin de semana en el Pirineo y Prepirineo oscense, seis de ellos se han efectuado durante el sábado, 1 de octubre. Asimismo, los avisos se han recibido a través del teléfono 112 SOS-Aragón.

El primer aviso del sábado se recibió a las 12.05 horas, informando de que dos vecinos de Barcelona, de 39 y 44 años, estaban enriscados tras tomar un camino equivocado en su ascenso al Pico Russell, en Benasque.

El GREIM Benasque, el helicóptero de la Guardia Civil de Huesca y un enfermero del 061 participaron en el rescate, que se llevó a cabo mediante tres ciclos de grúa, y evacuaron a las dos personas hasta el refugio de Llauset, desde donde continuaron por sus propios medios.

Poco después, sobre las 14.00 horas, un segundo aviso alertaba de una senderista que sufría una posible fractura en la pierna, tras tropezar en el descenso hacia el refugio de Goriz, por la zona de las escaleretas, en el término municipal de Fanlo.

La accidentada, una mujer de 55 años y procedente de Barcelona, fue evacuada hasta la helisuperficie de Boltaña, y posteriormente en ambulancia hasta el Hospital Comarcal de Barbastro. Para su rescate se activó el GREIM Boltaña, el helicóptero de la Guardia Civil de Huesca y enfermero 061.

Cuatro rescates en media hora

Entre las 16.00 y las 16.30 horas, se recibieron cuatro avisos para el GREIM de Panticosa, por lo que se tuvieron que organizar y priorizar los rescates.

Uno de ellos indicaba que había dos personas enriscadas en la arista que va al pico de la Gran Facha, en Panticosa. De manera que, tras localizar a los montañeros en una canal de roca y nieve muy vertical.

Tras un intento fallido de extracción mediante un ciclo de grúa, un especialista descendió de la aeronave en un collado para iniciar el rescate con cuerdas desde la parte superior y aproximarlos hacia la cumbre. Los dos montañeros, barceloneses de 33 y 65 años, resultaron ilesos.

En este mismo periodo de tiempo, la Guardia Civil atendió a un montañero, de 32 años y vecino de Soria, que había caído mientras ascendía al pico Garmo Negro, en Panticosa, y presentaba una posible fractura de tobillo. Una ambulancia convencional trasladó al herido al Hospital de Jaca.

Por otra parte, tres montañeros, una mujer de 42 años, de Madrid, otra mujer de 46 años, vecina de Tarragona, y un varón de 50 años, de Barcelona, habían quedado enriscados en la Cresta Frondellas, desde la cima sur a la central, en Sallent de Gállego.

Debido a la peligrosidad de la zona, que se encontraba nevada, y con bloques muy inestables, los especialistas realizaron maniobras muy precisas y lograron trasladar ilesas a las tres personas al embalse de la Sarra, donde tenían estacionado su vehículo.

En el último aviso se alertaba de que un parapentista, procedente de Navarra y de 27 años, había saltado desde la peña Foratata, en Sallent de Gállego, y durante el aterrizaje había sufrido una posible fractura de tobillo. Los medios desplazados hasta allí introdujeron al accidentado en el helicóptero y, tras atenderlo en la superficie, fue trasladado en una ambulancia convencional al Hospital de Jaca.

Traslado en helicóptero desde

Asimismo, este domingo, 2 de octubre, en torno a las 13.45, el GREIM Boltaña, el helicóptero de la Guardia Civil de Huesca y el médico del 061 han atendido a una senderista mareada en la Cola de Caballo, en el Parque Natural de Ordesa Monte Perdido, en Torla.

Después de recibir atención médica, la afectada, una vecina de Navarra, de 63 años, ha sido trasladada, junto a su marido, en helicóptero hasta la pradera de Ordesa, donde estaba su vehículo.

Por último, a las 15.30 horas, se ha notificado que una persona se encontraba enriscada en el espolón Adamelo de los Mallos de Riglos, por lo que se ha activado el GREIM Huesca.