Autobús eléctrico de la línea 38 - EP-

El director de Avanza, Guillermo Ríos, ha anunciado este jueves que la compañía mantendrá hasta el 31 de julio su oferta de subida salarial para la plantilla de los autobuses urbanos de Zaragoza y después, si el comité de empresa mantiene la ruptura de las negociaciones, volverá a las condiciones del convenio vigente en 2020.

En rueda de prensa, Ríos ha señalado que la dirección de Avanza «ha hecho un esfuerzo muy grande para intentar llegar a un acuerdo» negociando en «jornadas muy intensas, hasta altas horas», siempre «con una actitud constructiva» para «llegar a un acuerdo por encima de todo».

De hecho «nos hemos puesto de acuerdo, prácticamente, en la totalidad del articulado» del nuevo convenio, ha dicho Ríos, defendiendo las mejoras organizativas y sociales, que incluyen un plan de igualdad, cambios que «se han ido trabajando durante mucho tiempo y que para la plantilla supondrían mejoras y poder empezar una nueva etapa con una relación diferente, en la que se pensara más en construir que en intentar romper constantemente».

Este miércoles y «con el ánimo absoluto de llegar a un acuerdo», la dirección de la empresa ha incrementado la oferta de revisión salarial al final del convenio, que sería del 11,25 por ciento más, lo que unido a la reactivación de la antigüedad más la propia antigüedad y los pluses en periodo vacacional elevaría la actualización salarial al final del convenio, dentro de cuatro años, hasta el 15,75 por ciento.

El director de Avanza ha expuesto que el salario medio, con una antigüedad media, de un conductor es de 35.000 euros brutos anuales y con la subida se pondría en 40.500, lo que supone un incremento mensual de 460 euros brutos, 340 en las 16 pagas que cobran, a lo que se suman 45 días de vacaciones anuales, que es «la oferta que ayer deciden rechazar» para «romper e ir a la huelga», frente a lo que ha advertido de que la negociación tendría que comenzar de nuevo y duraría 17 meses más.

El director de Avanza, Guillermo Ríos. – EP

«Las condiciones que ofrecemos están muy por encima del sector, un 30 por ciento por encima del convenio provincial y muy por encima del salario medio», ha aseverado Ríos, quien ha advertido de que «la oferta se acabará» porque «no podemos caer en el chantaje constante, del ‘nada es suficiente y si no me das lo que quiero paro la ciudad y el servicio». Avanza ha estirado su oferta «mucho más allá de lo medianamente prudente», ha dicho Guillermo Ríos, quien ha añadido: «No podemos comprometer más la viabilidad del servicio».

Condiciones inaceptables

Guillermo Ríos ha dicho que la respuesta del comité de empresa, este miércoles, ha sido una solicitud de subida salarial «muy por encima de lo ofertado» con «unas condiciones absolutamente inaceptables», lo que denota «una actitud irresponsable», por lo que se ha preguntado «si han valorado la gravedad de la decisión que han tomado en un momento como el actual, muy importante para la compañía, con los paros en marcha». Ha aseverado: «Nos dejan sin interlocución ninguna» porque «han decidido no asumir, ni mínimamente, la responsabilidad de sus actos».

Ha lamentado que «no hay fecha ni nada que aliente cierta continuidad» de la negociación, de ahí que la empresa haya decidido mantener su oferta hasta el 31 de julio. «Ellos tendrán que pensar si deciden aceptarla o si siguen con el planteamiento actual de paros, de pedir más y más, de que nada es suficiente para ellos».

Ríos ha criticado que «ellos, al parecer, están por encima de la sociedad, de la ciudad y de los clientes, consideran que su capacidad de parar la ciudad, de perjudicar al cliente es suficiente para pedir cada vez más, de manera insaciable y fuera de cualquier tipo de lógica o demanda medianamente razonable».

Además, se ha quejado de que «el comité tampoco da la oportunidad a la plantilla para que vote» y ha pedido que se someta a referéndum la oferta de la dirección. «Cuando hay una oferta ni se atreven a llevarla» a referéndum «y su única respuesta es paros, paros y paros».

Los sindicatos «son conocedores de su fuerza, que es parar el transpote de una ciudad, y pierden la perspectiva de que nos debemos a nuestros clientes; piensan que están por encima servicio, la ciudad y los clientes».

La postura del Ayuntamiento

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha señalado que quiere conocer con detalle las condiciones de la negociación que se rompió ayer. «Lo que sabemos es que el incremento salarial que estaba ofreciendo la empresa supera el 15 por ciento, condiciones que son muy superiores a la media de los convenios que se están cerrando en este país», ha apuntado.

«Por eso quiero conocer con detalle cuáles son las condiciones de ese 15,75 por ciento de subida salarial que se les está ofreciendo a los conductores del autobús y por qué ante unas condiciones, que todo parece indicar que son bastante beneficiosas para sus intereses, no han conseguido llegar a un acuerdo», ha apostillado Azcón.