Podemos propone trasladar las fiestas del Pilar 2021 a abril y consolidar una fiesta menor pagana

El portavoz del grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés - EUROPA PRESS

El portavoz del grupo de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha propuesto trasladar las fiestas del Pilar de 2021 a abril de 2022 y en próximos años consolidar este mes con unas fiestas menores paganas dedicadas al pasado romano de la ciudad.

Rivarés ha planteado esta propuesta tras criticar que el Gobierno de Zaragoza, PP-Ciudadanos, «ha decidido hacer fiestas del Pilar, cuando el decreto del Gobierno de Aragón dice que se suspenden todas las patronales hasta el 31 de octubre». A su parecer, «es una trampa peligrosa e irresponsable hacer pasar por una actividad cotidiana las ferias o las carpas» que se prevén instalar el próximo mes de octubre.

En rueda de prensa, Rivarés ha dicho que esta propuesta de llevar a abril de 2022 las fiestas del Pilar 2021 y consolidar la fecha para una fiestas menores de la ciudad se tendrá que meditar en el Consejo de la Cultura o en otros ámbitos.

La finalidad es que coincidan con el inicio de la primavera y mientras que las Fallas serían las primeras grandes fiestas de España, las fiestas menores de Zaragoza serían las segundas y las del Pilar «cerrarían el calendario festivo nacional», ha dicho.

Rivarés ha comentado que estas fiestas menores paganas tendrían lugar la primera semana del mes de abril, serían más cortas, de tipo cultural, vinculadas a la etapa romana, al río Ebro y con nexos a otras ciudades europeas también romanizadas. Además, se desarrollarían en los espacios verdes y se realizarán campañas promocionales en el resto de España y sur de Francia.

Ha justificado esta fecha por que «no hay otras fiestas en España» y ha contado que tendrían una tematización vinculada a Caesaraugusta y la cultura romana, que celebraba la fiesta de la diosa de la belleza y la fertilidad, Venus, «que era el despertar de los campos y la presencia de las mujeres en la cultura de la época y con cierta vinculación al río».

Rivarés ha precisado que se podría vincular a Venus o no, pero ha recalcado que sean a principios de abril para «compensar económicamente los perjuicios que estas no fiestas del Pilar causa en sectores estratégicos, como la cultura, los eventos, hostelería y otros».

El portavoz del grupo municipal de Podemos ha augurado que si se convierten en fiestas de modo estable, sería una nueva referencia turística previa a la Semana Santa, «que intentará ayudar a remontar los malísimos datos turísticos de este año».

Sería reutilizar los recursos de Zaragoza Cultural para 2021 porque cualquier contrato o cesión de cierta magnitud no se hace en un mes y el dinero que no se empleará en 2021, se puede destinar a contratos de ejecución en 2022, ya que «es una práctica habitual en cultura cerrar proyectos con mucha antelación».

Asimismo, ha opinado que sería «otra ventana más abierta a compensar la «tristeza» que ha generado la pandemia y el distanciamiento con la familia y amigos.

«No es solo reparar el daño como compensación económica, sino que la intención es que se consolide en el tiempo y sea un acontecimiento festivo más en Zaragoza», ha apostillado.

En otro orden de cosas, ha dicho que según datos del Instituto Nacional de Estadística, Zaragoza es una de las diez ciudades que más turistas españoles ha perdido este verano sobre 2019, al pasar del puesto 9 al número 14 en visitantes y del 22 al 30 en pernoctaciones.