El Ministerio de Sanidad ha informado del primer fallecido por viruela del mono en España, según el último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE), que confirma además 4.298 casos de personas infectadas en el país, a 29 de julio, por la enfermedad.

Según Sanidad, de los 3.750 pacientes con información disponible, ciento veinte casos fueron hospitalizados (3,2 por ciento) y uno de los casos ha fallecido.

El periodo de incubación de la enfermedad va de los 5 a 21 días. Los primeros síntomas son los de una infección vírica: fiebre alta, malestar general, fatiga, dolor muscular, cefalea, etc. Luego, aparecen unos signos más característicos, como la inflamación de los ganglios y, posteriormente, las lesiones en la piel muy parecidas a las del sarampión. Estas lesiones van cambiando su aspecto y se van extendiendo. Suelen acabar afectando las palmas de las manos y plantas de los pies. Las pápulas evolucionan a vesículas que se llenan de líquido, que es contagioso, y luego en costras.

Actualmente el Ministerio de Sanidad ya tiene sobre la mesa un plan para la adquisición de vacunas y medicamentos antivirales por si son necesarios.