Se levantan los confinamientos de Ejea, Cuarte y Utebo y se relajan horarios en la provincia de Huesca

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha anunciado el levantamiento del confinamiento perimetral de los municipios de Ejea de los Caballeros, Cuarte de Huerva y Utebo, todos ellos en la provincia de Zaragoza, mientras que se van a flexibilizar restricciones horarias en toda la provincia de Huesca.

En rueda de prensa, Repollés ha descartado levantar los confinamientos de las provincias hasta que los datos de incidencia entre las limítrofes sean «similares», con el objetivo de «no poner en peligro el avance conseguido».

No obstante, la consejera ha señalado que dado el comportamiento «muy positivo» en la provincia oscense «en su totalidad», con datos «de los más favorables de toda España», una incidencia acumulada a siete días de 119 casos por 100.000 habitantes y a 14 días de 259, se ha decidido flexibilizar los horarios de las actividades no esenciales, que podrán abrir hasta las 20.00 horas, todos los días, incluidos los fines de semana. En el resto de Aragón, se mantienen a las 18.00 horas los viernes, sábados y domingo.

La incidencia acumulada a siete días en la comunidad autónoma es de 251 casos por 100.000 habitantes y a 14 días de 581. En Ejea, Cuarte y Utebo está por debajo de los 250 casos a siete días –en concreto, en 203 casos en Utebo, 71 en Ejea y 120 en Cuarte– y por debajo de los 500 a 14 días, con «clara tendencia descendente», ha dicho Repollés.

Respecto a los confinamientos perimetrales de Zaragoza, Teruel, Alcañiz y Calatayud, se van a mantener, igual que los de las provincias, hasta el 5 de marzo, aunque la situación se evalúa diaria y semanalmente, «siempre con prudencia» y de forma «proporcionada» para actualizar las medidas que están en vigor, ha señalado la consejera.

El Departamento de Sanidad ha emitido este martes, 9 de febrero, el decreto que levanta el confinamiento perimetral de Utebo, Ejea y Cuarte. Por su parte, la ampliación del horario de cierre de la actividad no esencial en Huesca se recoge en una orden, que entrará en vigor este miércoles, 10 de febrero.

ZARAGOZA CAPITAL

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha aclarado que si la evolución epidemiológica de la capital aragonesa sigue siendo «favorable», «en pocos días podremos replantearnos la situación». Al respecto, la consejera ha dicho que este martes, por primer día, la ciudad de Zaragoza ha registrado una incidencia a siete días por debajo de 250 casos por 100.000 habitantes, en concreto, está en 246, pero la de a 14 días es de 517.

Repollés ha recordado que el pasado 15 de enero el Gobierno de Aragón decidió que los municipios de más de 10.000 habitantes con incidencias superiores a los 250 casos en siete días y 500 en 14 fueran confinadas perimetralmente, situación de la que ya han salido Huesca y Tarazona, en semanas anteriores, a las que ahora se suman Ejea, Cuarte y Utebo.

Por lo que respecta a los municipios de Teruel, Alcañiz y Calatayud, donde, además del confinamiento, a finales de enero se endurecieron las restricciones respecto resto de Aragón, la situación sigue siendo de «alerta máxima», aunque en las tres localidades hay una «tendencia descendente clara desde hace días» y el número reproductivo básico está por debajo de uno. «Lo lógico es que mejoren» en las siguientes jornadas, ha dicho Falo.

También ha apuntado que para el conjunto de la comunidad autónoma se mantiene el toque de queda a las 22.00 horas, los encuentros sociales a un máximo de cuatro personas, el cierre de las actividades no esenciales a las 20.00 horas de lunes a jueves y de viernes a domingo a las 18.00 horas, salvo en la provincia de Huesca.

Falo ha sostenido que Aragón sigue en una situación de nivel de alerta tres agravado y si bien «vamos bajando» en muchos indicadores y el estado de ánimo «impulsa a pensar en flexibilizar, todavía estamos en incidencias muy altas» y «la situación sigue siendo de alerta máxima».

RESULTADOS

El director general de Salud Pública ha esgrimido que las medidas adoptadas han demostrado que tienen «impacto», tanto haber fijado el nivel 3 agravado a principios de enero, como los posteriores confinamientos perimetrales, permitiendo la primera decisión «llegar a un pico de onda epidémica de manera más rápida» y la segunda contribuyendo a «una reducción en el descenso de casos también más rápida».

Falo ha sostenido que aplicar medidas de flexibilización «muy rápidamente» impide alcanzar un suelo «lo suficientemente bajo» de incidencias que haga posible, después, una mejor respuesta ante nuevas olas y por eso «hay que ser cautos» y suprimir limitaciones «con prudencia y cautela».

En este sentido, ha defendido mantener el confinamiento perimetral en la provincia de Huesca. Según ha expuesto, hay que evitar la movilidad entre las zonas con más casos hacia las que menos, como han demostrado «experiencias anteriores», cuando la flexibilización de medidas en algunos lugares por su mejor situación epidemiológica ha producido «un movimiento natural» hacia ellas de otras con más casos.

Por su parte, la titular del Departamento de Sanidad ha dicho que para desconfinar una provincia, la limítrofe tiene que tener incidencias similares, pudiendo ocurrir que Huesca y Zaragoza se desconfinaran, pero no Teruel.

Repollés también ha considerado que en la actual situación de «compromiso» del sistema hospitalario y de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) «no sería sensato» tomar otras medidas de flexibilización.

SITUACIÓN GENERAL DE ARAGÓN

Tanto la consejera, como el director general han señalado que la situación de la comunidad autónoma en su conjunto es de un nivel de alerta elevado, si bien la tendencia de casos de la COVID-19 «es claramente descendente».

Así, este martes se ha registrado la incidencia acumulada a siete días más baja en lo que va de año. Además, el índice reproductivo, la capacidad de cada persona de generar nuevos casos, es de 0,75, y cuando está por debajo del uno «estadísticamente es favorable», ha apuntado Falo.

Este martes, ha continuado, la positividad de las pruebas diagnósticas es del 9 por ciento, una cifra «anormalmente baja», aunque ha constatado que la previsión para los próximos días, aunque haya picos, es de descenso. Por su parte, hay una «tendencia consolidada a la baja» de aminoración de casos sospechosos en atención primaria y una estabilización en las Urgencias y «lo lógico es que en los próximos días empiece a bajar».

Los ingresos hospitalarios también van a la baja y la tasa de ocupación de camas convencionales y UCI «se está estabilizando», con un porcentaje del 17 y 42 por ciento, respectivamente. Por su parte, la mortalidad sigue creciendo y «tardará unas semanas en corregirse», ha reconocido el director general.

E.P