Un botellón con 150 personas alarma al alcalde de Huesca: «Ponen en riesgo la salud y la economía»

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, visita la Asociación de Vecinos del Barrio de San Lorenzo. AYUNTAMIENTO DE HUESCA

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, ha llamado a la responsabilidad después de que este fin de semana se hayan celebrado varios botellones en la capital altoaragonesa, el más multitudinario el la ermita de Salas, donde se concentraron 150 jóvenes.

En este primer fin de semana completo sin estado de alarma y con ampliación de horario de la hostelería hasta las 23.00 horas, muchos jóvenes de la ciudad optaron por continuar la actividad festiva en zonas verdes de la ciudad, como el parque de Miguel Servet, Los Olivos o la ermita de Salas. En estos días al menos 14 personas han sido propuestas para sanción por consumir bebidas alcohólicas en la vía pública.

En este sentido, Luis Felipe ha insistido en que la COVID-19 sigue estando presente aunque no haya acabado el estado de alarma. «El sábado en Huesca hubo dos intervenciones, una en el parque Miguel Servet y otra en Salas, donde la Policía Local interpuso 14 denuncias» y «hay que hacer un llamamiento a la responsabilidad individual y colectiva porque estos no son buenos comportamientos» y «estas conductas son de alto riesgo para la salud y para la economía», ha resaltado el alcalde.

Por otro lado, de cara al partido del próximo sábado en el estadio de fútbol del Alcoraz, donde la Sociedad Deportiva Huesca se jugará la permanencia en Primera División ante el Valencia Club de Fútbol, el edil ha anunciado que se establecerá vigilancia policial para evitar aglomeraciones. No obstante, ha confiado en la responsabilidad que los oscenses «han demostrado en otros momentos similares».

AGENCIAS