La agresión se produjo en el centro de salud de Maella. Gmaps

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha reclamado más medidas de seguridad para proteger a los profesionales sanitarios en el medio rural, tras la última agresión a un médico en el municipio zaragozano de Maella, una muestra de la «indefensión» de estos trabajadores.

El sindicato ha explicado que los centros de salud del medio rural no cuentan con vigilantes, ni cámaras de seguridad. La agresión se produjo el domingo, 10 de abril, cuando el médico que prestaba el servicio de atención continuada en el centro de salud recibió, sobre las 20.00 horas, a un grupo de jóvenes que pedían ayuda para uno de ellos, que había ingerido mucho alcohol.

El paciente le dio un fuerte manotazo al médico y le insultó, ha contado el sindicato en una nota de prensa. Ha añadido que cuando el facultativo intentó sentarlo en una silla de ruedas, volvió a recibir un golpe en codo y sufrió los insultos de los acompañantes.

El grupo de jóvenes decidió marcharse del centro de salud y poco después el médico descubrió que alguien le había roto las lunas de su coche. Este profesional, que ya sufrió otra agresión en el mismo centro hace dos años, presentó denuncia a la Guardia Civil y comunicó la agresión al Servicio Aragonés de Salud (Salud).

CSIF ha pedido la convocatoria urgente de la Mesa técnica de agresiones para pedir medidas de protección para los centros de salud del medio rural. Asimismo, ha constatado que este tipo de hechos está aumentando «considerablemente» en Aragón en los últimos años.

En 2021, se comunicaron 355 agresiones a trabajadores en centros sanitarios de la comunidad autónoma, un 50% más que en 2020. En el sector de Alcañiz, al que pertenece el centro de salud de Maella, se han registrado el año pasado seis agresiones.

«Los profesionales del medio rural están especialmente desatendidos» ya que en los centros de salud urbanos se están implementando medidas de seguridad, como vigilantes y cámaras «y reclamamos estas medidas también para el medio rural», ha sostenido la enfermera y responsable de Prevención de Riesgos Laborales de CSIF Aragón, Jessica Fessenden.