Un agente de la Policía Nacional fuera de servicio ha detenido a un hombre de 56 años, como presunto autor de un delito de quebrantamiento de condena, por quitarse la pulsera impuesta por motivos de violencia de género.

El arresto ha tenido lugar este martes, sobre las 12.00 horas, cuando el policía que se encontraba a las puertas de un supermercado ha reconocido a un varón, sobre el cual pesaba una orden de detención por haberse desprendido de la pulsera que no le permite acercarse a su expareja, de la que tiene una orden de alejamiento en vigor por malos tratos.

El agente ha dado el aviso al CIMACC-091 para que una patrulla se dirigiera al lugar a hacer las comprobaciones oportunas, si bien, cuando el vehículo ha aparecido por las inmediaciones, el susodicho ha tratado de eludir la intervención policial, intentando abandonar el lugar a la carrera, ha señalado la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

Al final, el funcionario fuera de servicio le ha dado alcance y ha podido reducirlo hasta la llegada de la patrulla. Como consecuencia de la intervención, el policía ha sufrido unas lesiones en una de sus muñecas y ha precisado la asistencia de un facultativo.

Al malhechor le constan una decena de antecedentes policiales, entre los que destaca la reincidencia en la orden de alejamiento hacia su expareja, la cual ya quebrantó a finales del mes de marzo.

Este miércoles ha sido conducido hasta el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, cuyo titular ha decretado su libertad con cargos tras ser oído en declaración.