Un robot subacuático se incorpora a la búsqueda de Karim en el río Ebro

La búsqueda del menor en el Ebro se lleva a cabo desde la tarde del pasado sábado - EUROPA PRESS

Un robot subacuático se ha incorporado a la búsqueda del menor de 13 años desaparecido en el río Ebro, a la altura del embarcadero de la Expo, en la tarde del pasado sábado, día 7 de mayo.

El concejal delegado de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, Alfonso Mendoza: «Es como un dron acuático que va a poder trabajar en la zona del azud, donde es mucho más peligroso para los buceadores poder hacer la inmersión», ha explicado.

En este sentido, la delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, ha manifestado que «la colaboración por parte del Ejército ha sido activada por la solicitud que nos hizo llegar la Policía Nacional». La Unidad de Pontoneros «tiene en Zaragoza instrumentos que pueden facilitar la búsqueda, un robot subacuático que lleva una cámara de mayor visibilidad para tomar imágenes de lo que se está rastreando y, además en una zona de especial dificultad como es el azud».

La búsqueda de Karim se ha reiniciado este martes, a las 6.30 horas, unos trabajos, que no han dado resultado hasta el momento. Además, se han incorporado nuevas unidades, «como la unidad de Caballería de la Policía Local para recorrer las orillas del río en aquellos sitios que se pueda, desde el embarcadero y hacia el azud y desde La Cartuja hacia el azud», y la unidad verde del área municipal de Servicios Públicos, que conoce muy bien el río y los galachos «para intentar cubrir la cuando mayor extensión posible», ha dicho el edil.

Mientras, los buceadores siguen realizando su trabajo, y se ha desplazado la zona de búsqueda aguas arriba.

Mendoza ha agregado que «los drones han obtenido más de 1.600 fotos en el día de ayer y la mañana de hoy, que son revisadas por la red de rastreadores de Aragón, en la que están profesionales de los servicios de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, del Ayuntamiento de Huesca y las tres diputaciones, que las reciben en tiempo real y las van viendo para determinar zonas interesantes de búsqueda».

«Los profesionales trabajan sin descanso, siempre con la esperanza de tener un milagro en la orilla en cualquier momento, pero la realidad muchas veces es dura y se impone. Esperemos que sea cuanto antes», ha apostillado Mendoza.

El jefe de servicios de Bomberos, Eduardo Sánchez se ha referido al riesgo que entraña para los buzos la inmersión en las aguas del Ebro. «El río cambia de un año para otro, y hay que ir palmo a palmo, marcando zonas, balizando, con equipos de seguridad y extremando las precauciones».

Desde primera hora de este martes una dotación del grupo de rescate acuático en superficie de los bomberos de la Diputación de Zaragoza está rastreando con una embarcación el tramo del río que discurre entre Zaragoza y la presa de Pina, en El Burgo de Ebro. Otra dotación se está centrando en la búsqueda en tierra por las orillas de caminos que colindan con el Ebro.