La Guardia Civil investiga a una mujer por conducir en sentido contrario en la A-23 y provocar un accidente. - GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil investiga a una mujer de Huesca, de 40 años, como presunta autora de un delito contra la seguridad vial, por conducir en sentido contrario en la autovía A-23, durante tres kilómetros, en dirección a Zaragoza, hasta abandonar la vía en una salida del kilómetro 347. Asimismo, ha provocado un accidente, al salirse de la carretera un vehículo que circulaba de manera correcta.

Gracias a la pericia del conductor que se vio sorprendido por el vehículo que circulaba en sentido contrario y que evitó la colisión, únicamente resultaron heridas leves dos personas, ha informado la Benemérita en una nota de prensa.

Los hechos se produjeron el pasado 5 de febrero y en el periodo de tiempo que el vehículo circuló en sentido contrario, el centro de emergencias 112 SOS ARAGÓN recibió una gran cantidad de llamadas de los usuarios que se encontraban con él, activando Tráfico de la Guardia Civil de Huesca el protocolo establecido para la circulación de conductores ‘kamikazes’ en autopistas y autovías. En ese momento, no se pudo localizar a la persona.

Ante la gravedad de los hechos, el Grupo de Investigación y Análisis del Subsector de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Huesca, se hizo cargo de la investigación.

Tras varias gestiones se ha localizado a la autora de los hechos este miércoles. Se trata de una fémina de 40 años, vecina de Huesca, a la que se ha procedido a investigar por un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo a motor con temeridad manifiesta y poniendo en concreto peligro la vida de los demás.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de primera Instancia e Instrucción número 2 de Huesca, quedando la investigada con la obligación de personarse ante la Autoridad Judicial cuando sea requerido para ello.