ITAINNOVA presenta la validación del proyecto de reciclado de mascarillas. - GOBIERNO DE ARAGÓN

ITAINNOVA ha presentado la validación del proyecto Wasamask de reciclado de mascarillas y ha propuesto un sistema de recogida en farmacias. Se trata de una iniciativa «pionera» de economía circular», en la que se ha conseguido la producción de peines y cepillos por una empresa líder en el sector del plástico.

Así lo ha explicado la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, Maru Díaz, durante la presentación de la validación del proyecto.

El objetivo del proyecto Wasamask pretende la transformación de productos sanitarios de un solo uso ya desechados en productos con una vida más larga, incluso no perecederos, como pueden ser peines, macetas o juguetes, ha explicado el Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

El Instituto Tecnológico de Aragón ITAINNOVA acaba de validar, a escala industrial, el método de reciclaje de mascarillas desarrollado por el grupo de Diseño y Desarrollo de Materiales del centro público aragonés, a partir del cual ha sido posible la fabricación de peines.

Lo ha hecho en colaboración con la empresa Denroy, líder en el sector del plástico en Irlanda del Norte, y con la Universidad del Ulster, con quienes firmó un acuerdo de I+D de nuevas tecnologías y conocimientos relacionados con los polímeros, su reciclaje y valorización.

También se ha validado la recuperación de los residuos industriales generados por esta compañía en la fabricación de mascarillas Denpro FFP3, obteniéndose en este caso cepillos de pelo.

Pandemia de plástico

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, ha agradecido la capacidad de reacción del centro tecnológico ante «la pandemia de plástico que trajo también la Covid», con 350 toneladas anuales de desechos no reciclables por mascarillas, según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Asimismo, ha destacado el resultado innovador del proyecto «en el que los materiales se reciclan, se transforman y se vuelven a generar útiles».

A su entender, Wasamak demuestra «la investigación puntera que realiza ITAINNOVA para anticiparse a los retos del futuro, mitigando la crisis climática y avanzando hacia una economía circular de alto valor añadido».

Según ha dicho, este es el enfoque «que se erige como indispensable, ya que el futuro de la humanidad dependerá en gran medida de cómo articulemos ese nuevo sistema en el que seamos capaces de valorizar los residuos, impulsar alternativas a productos fabricados con materias primas no renovables y, en definitiva, plantearnos una existencia más respetuosa con el medio ambiente».

Durante la presentación, se ha explicado cómo, para completar el proyecto, el grupo de Diseño y Desarrollo de Materiales (DDM) de ITAINNOVA y el Grupo de Decisión Multicriterio (GDMZ) de la Universidad de Zaragoza (Unizar), han propuesto una solución para la recogida de este residuo como paso previo a su reciclaje en una ciudad piloto como puede ser Zaragoza.

Del estudio teórico realizado se ha concluido que la opción más adecuada es la recogida de mascarillas mediante la instalación de contenedores en las farmacias de la ciudad, ya que es la opción más favorable desde el punto de vista económico y medioambiental, además de recibir un amplio apoyo por parte de la población encuestada.

Esta recogida supondría en Zaragoza la recuperación anual de unas 274 toneladas de material, que podría valorarse en un ahorro en costes de producción de nuevos productos de 436.000 euros. Además, se evitaría la emisión de 318 toneladas equivalentes de CO2, procedentes de la no reutilización del material de las mascarillas.