Una profesora acompaña a alumnos de Educación Primaria a un aula. Jorge Gil - EP

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, ha anunciado que se van a reforzar las sustituciones de docentes, ante la previsión de que se produzcan bajas por la ola generada por la variante ómicron, y también las monitoras de comedor para atender a los alumnos de Infantil y de Educación Especial, con el objetivo de preservar los grupos estables de convivencia ya que en estos casos no usan la mascarilla y no está prevista la vacunación contra la COVID-19 en edades tempranas.

Así lo ha explicado Faci en rueda de prensa, tras participar de manera telemática en la reunión extraordinaria conjunta del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, la Conferencia Sectorial de Educación y la Conferencia General de Política Universitaria, que ha contado con la presencia de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, de la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, y del ministro de Universidades, Joan Subirats.

Faci ha informado que se va a recomendar a los centros educativos, a través de una Instrucción, que se enviará este miércoles, 5 de enero, que las reuniones de profesores se realicen vía telemática, igual que las de los padres con los tutores, así como suprimir las grupales con las familias y reducir al máximo la actividad de las asociaciones de madres y padres.

Además, se va a ofrecer a las trabajadoras que estén embarazadas la posibilidad de teletrabajar, si así lo estiman ellas oportuno, y se va a pedir suspender el acceso a los centros educativos de personal ajeno a los mismos.

El consejero de Educación aragonés ha sido tajante al afirmar que en «ningún caso» se ha valorado empezar el curso en una fecha diferente, ni alterar la presencialidad total. «El regreso a las aulas se realizará en la fecha prevista, el lunes, 10 de enero, y con presencialidad total, en todos los niveles educativos, según lo establecido desde el inicio del curso».

Ha añadido: «Aunque pueda existir una preocupación por esta cepa de ómicron, la situación en los centros educativos sigue siendo de seguridad, como en el curso anterior».