La capital aragonesa se ha convertido en la ciudad española elegida por la empresa de movilidad, Goggo Network, para llevar a cabo una prueba piloto de los primeros robots autónomos de reparto, que comenzarán a recorrer las calles a partir de esta misma semana. Pueden cargar hasta 30 kilos y alcanzan una velocidad máxima de 5 kilómetros por hora.

La iniciativa se ha presentado este lunes, en la plaza del Pilar, y ha contado con la asistencia del alcalde, Jorge Azcón; la consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca; y la cofundadora y COO de Goggo Network, Yasmine Fage.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha indicado en declaraciones a los medios de comunicación que la llegada de una nueva empresa innovadora a la ciudad, «con una iniciativa pionera en España», es un ejemplo de la intención del área de Servicios Públicos y Movilidad y del Gobierno municipal de convertir a la capital aragonesa «en una referencia, una ciudad donde se pueda experimentar con la más avanzada tecnología, la más sostenible, la más respetuosa con el medio ambiente y la más vanguardista».

Por su parte, la cofundadora y COO de Goggo Network, Yasmine Fage, ha señalado que el acuerdo con el Ayuntamiento zaragozano «marca un antes y un después en el futuro de la logística y movilidad autónoma en España», al tiempo que contribuye al desarrollo de las ciudades del futuro, «que deberán ser más sostenibles, organizadas e inclusivas».

Ha comentado que los robots de reparto están alineados con los citados objetivos y también fomentan el crecimiento de la economía, especialmente del sector de la restauración, «que se beneficiará de la última tecnología para dar un servicio a domicilio innovador para los ciudadanos», ha añadido.

Simulaciones de prueba hasta el 19 de septiembre

El proyecto contará con cuatro fases, con el objetivo de validar su seguridad, así como la aceptación pública; otra técnica y comercial; y la última, consistente en desplegar hasta 80 robots por la ciudad a lo largo de los próximos meses.

La primera fase durará hasta el 19 de septiembre, y se harán varias simulaciones de prueba para demostrar la seguridad y funcionamiento de los robots.

Asimismo, Goggo Network realizará un mapeo del área inicial y analizará el buen funcionamiento de los dispositivos y el proceso de uso de los mismos, para así garantizar un crecimiento controlado y sostenible. Comenzarán a funcionarán de manera inminente en un ámbito que comprende la Plaza del Pilar, pasando por la calle Asalto, Camino las Torres, Paseo de Sagasta y Paseo de la Independencia.

En los próximos meses será cuando los zaragozanos podrán empezar a hacer uso de este servicio, en el que los comercios de la ciudad tendrán gran peso, dado que sus productos serán entregados por varias zonas, atendiendo a la demanda de los ciudadanos.

El uso de robots en las aceras públicas se posiciona como una alternativa sostenible para las ciudades ante la logística tradicional, al ser 100 por cien eléctrica y no producir ni emisiones contaminantes ni ruidos, convirtiéndose así también un sistema más económico para los comercios locales.

El equipamiento de estos robots

Los robots están equipados con las últimas tecnologías, como son los sensores internos y externos –cámaras y sensores ultrasonido–, que permiten visualizar el entorno 360º, con altísima precisión; también cuentan con algoritmos de conducción autónoma que usan inteligencia artificial (IA), entre otros métodos, lo que facilita la detección de peatones, animales, bicicletas, y esquivarlos con precaución o detenerse en el caso que el robot no pueda avanzar.

Se mueven de forma autónoma o teledirigida, dependiendo de la situación. En este sentido, Goggo contará con operadores humanos que supervisarán y gestionarán a los robots mientras se mueven de manera autónoma.

Desde la empresa se está trabajando, junto con la Dirección General de Tráfico (DGT) y otros colectivos, con la finalidad de lograr una implementación ordenada y que esta tecnología sea una herramienta que favorezca la inclusión social y la conectividad.

Estos dispositivos autónomos alcanzan una velocidad de cinco kilómetros por hora y cuentan con capacidad para cargar hasta 30 kilos de peso; además, sus ruedas están preparadas para subir y bajar bordillos. Yasmine Fage ha asegurado que para garantizar la máxima seguridad, se ha trabajado desde el primer momento con los colectivos vulnerables.