Ya hay al menos 13 políticos que se han saltado la cola de vacunación y Lambán les acusa de «falta de ética»

Una enfermera prepara la vacuna Pfizer-BioNtech contra el COVID-19 Isaac Buj - Europa Press

El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas (PP), se ha sumado en las últimas horas a la lista de cargos públicos que se han administrado la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus a pesar de no pertenecer al primer grupo de vacunación. En total, son al menos ocho alcaldes –cinco del PSOE, uno del PP, otro de JxCat y otro de CDEI– y cuatro concejales –dos del PP, uno del PSOE y otro de JxCat– los que ya se han vacunado aunque no sean grupos de riesgo.

En este sentido, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha tachado de «rechazable» la conducta del consejero murciano, tras haberse vacunado contra el coronavirus y le ha acusado de saltarse las prioridades de vacunación «en beneficio propio».

Ha explicado que no le parece «precisamente responsable, ni aleccionador, ni ético» que, en este momento, cuando se están discutiendo las prioridades respecto a qué sectores se deben ir vacunando «un responsable político se salte esas prioridades en beneficio propio».

«Me parece una conducta bastante rechazable», ha zanjado Lambán sobre el consejero murciano que esta mañana en rueda de prensa ha pedido disculpas a quien haya podido sentirse ofendido, al tiempo que ha negado que vaya a dimitir por esta causa porque, a su juicio, la decisión se acordó siguiendo el «protocolo nacional».

En el caso de Murcia, además del consejero de Salud también se ha conocido que se han administrado la vacuna a funcionarios y altos cargos de la Consejería y del Servicio Murciano de Salud (SMS). En la mañana de este miércoles Villegas ha negado que vaya a dimitir porque la decisión se adoptó, según ha dicho, siguiendo «el protocolo nacional».

El Ministerio de Sanidad estableció que los primeros que recibirían las vacunas contra el Covid-19 serían los residentes de los centros de mayores y personal sanitario y sociosanitario. Estos ciudadanos empezaron el pasado 27 de diciembre a vacunarse con las primeras dosis de la vacuna de Pfizer, y en los últimos días se ha incorporado también la vacuna de Moderna.

«POR NO TIRARLA A LA BASURA»

En paralelo, el alcalde de El Verger, Ximo Coll, y la alcaldesa de Els Poblets, Carolina Vives, ambos del PSPV y matrimonio, han sido ya vacunados y explican que recibieron una llamada del centro de salud para suministrársela debido a que «sobraban dosis» y prefieron vacunarse antes de que se «tiraran a la basura».

«Me llamaron del consultorio y me explicaron que había sanitarios que no deseaban o no podían recibir la vacuna, por lo que nos llamaron a nosotros y allí acudimos con la Policía Local y la Guardia Civil», ha detallado Coll. El alcalde de El Verger ha confirmado que el Jefe de la Policía Local del pequeño municipio también recibió la vacuna.

Por su parte, el alcalde de Rafelbunyol (Valencia), el socialista Fran López, ha pedido disculpas por vacunarse el pasado 27 de diciembre y ha explicado que le propusieron administrarle una dosis cuando acudió a la primera jornada de vacunación en la residencia de mayores de la localidad y aceptó porque pensó que «ayudaba a dar una sensación de confianza, tranquilidad y seguridad a la ciudadanía».

El PSOE de la Comunidad Valenciana y la formación socialista a nivel nacional han decidido abrir un expediente a estos tres primeros ediles en la región valenciana.

También la alcaldesa socialista de Torrecampo, en Córdoba, se administró la primera dosis de la vacuna y se justificó señalando que todos los residentes y trabajadores en activo de la Residencia Municipal de Mayores fueron vacunados primero y que, aunque se la había incluido inicialmente en el listado de personas a vacunar, dada su condición de presidenta de la residencia, ella rechazó esa opción, y que no fue hasta que hubo concluido la vacunación en la residencia cuando accedió a ser vacunada, al ser requerida para ello porque habían sobrado dos dosis.

«ESTOY TODO EL DÍA EXPUESTO»

Además, en la última semana se ha conocido que más concejales y primeros ediles han decidido vacunarse. Ha sido el caso por ejemplo del edil de Sanidad de Orihuela (Alicante), el ‘popular’ José Galiano, que confirmó que se había vacunado en una residencia de la localidad porque «sobraron dos o tres dosis y se iban a desechar»: «Estoy todo el día expuesto y en contacto directo con mucha gente por ser concejal de Sanidad».

Asimismo, el alcalde de La Nucía (Alicante), Bernabé Cano, –que a su vez es diputado provincial– y el concejal de Sanidad de la localidad, Manuel Alcalá, ambos ‘populares’, también se han vacunado contra la Covid-19 en los últimos días. El PP provincial ha justificado que este hecho «se debe a motivos sanitarios», ya que «ambos son personal de salud», y ha defendido que esta actuación está «lejos» del «gesto insolidario» que «se ha visto por parte de otros alcaldes».

SE IBAN A DESECHAR

Por su parte, los alcaldes de los municipios cordobeses de Alcaracejos, José Luis Cabrera (PSOE), y de El Guijo, Jesús Fernández, de Ciudadanos Demócratas e Independientes (CDEI), han reconocido que se han vacunado contra el Covid-19, asegurando en ambos casos que lo hicieron con dosis sobrantes que se iban a desechar, tras ser vacunados primero los residentes y trabajadores de las residencias de dichas localidades.

Además, el PP denuncia que la concejal del PSOE en Plasencia, Soraya Cobos, también ha recibido esta primera dosis de la vacuna y le reprochan su «falta de ética y de sensibilidad».

EP