Zaragoza activa la fase de alarma ante la gran crecida del Ebro

Así baja el río Ebro el sábado a las 12 de la mañana a su paso por Zaragoza. DZ

El Plan de Emergencia Municipal del Ayuntamiento de Zaragoza, activado con motivo de la crecida del río Ebro, pasará este sábado a fase de alarma, según ha informado el jefe de Bomberos y Protección Civil, Eduardo Sánchez, tras participar en una nueva reunión de coordinación del Plan de Emergencia Municipal de Protección Civil en el Parque 1 de Bomberos de Zaragoza, a la que también ha acudido el alcalde, Jorge Azcón.

Esta decisión se adopta teniendo en cuenta el aumento del caudal del río –a las 11.00 horas a su paso por Zaragoza es de 1.143 metros cúbicos por segundo-– y la intensificación de los trabajos de prevención que se están llevando a cabo.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha manifestado que hay que ser precavidos y, por ello, desde los servicios municipales se está anticipando todo el trabajo de informar y desalojar a las personas que pueden verse afectadas por la riada y de reforzar las infraestructuras que ya se vieron afectadas en avenidas anteriores.

En este sentido, este sábado será desalojada Torre Urzáiz y se prevé que la misma medida deba tomarse en horas próximas en Torre Mejana y Doña Sancha. El Ayuntamiento ha solicitado, en todo caso, la máxima colaboración ciudadana para iniciar con tiempo suficiente los desalojos de aquellos espacios o propiedades –-huertos, instalaciones ganaderas, construcciones aisladas— que puedan ser susceptibles de ser alcanzados por el agua o quedarse aislados.

Según las últimas informaciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro, se espera que la punta de la crecida se produzca en Zaragoza en la mañana del martes, con alrededor de 2.500 metros cúbicos por segundo.

No obstante, se trata de previsiones que pueden ir modificándose y que deberán concretarse conforme avance el fin de semana.

Desde el Consistorio se está llevando también a cabo una labor de coordinación con todos los barrios rurales y sus alcaldías, cuya colaboración a la hora de prever posibles afecciones en lugares conocidos resulta de gran valor. Por ahora la mayor atención se centra en los entornos de Juslibol, Movera, Monzalbarba y Casetas.

En este último barrio, el Servicio de Infraestructuras ha procedido a la obturación de dos colectores de 800 milímetros de diámetro para evitar que el agua del río pueda introducirse en la red de saneamiento. También se ha trabajado en la estación de bombeo del Vado, cerca del puente de La Unión. Además, se han cerrado los portillos de acceso de la mota de Juslibol, así como otros tres ubicados en las proximidades de la Z-40, entre Torre Virreina y el puente sobre el Ebro de dicha circunvalación.

Como es habitual, se está trabajando preventivamente en el Parque del Agua, donde algunas instalaciones ya están siendo desalojadas por prevención. Se ha dado aviso a todos los concesionarios del Parque para que adopten las medidas oportunas.

Con la seguridad de las personas como máxima prioridad, los Servicios Sociales municipales también están trabajando coordinadamente con Policía y Bomberos para detectar casos de personas sin hogar o que no tengan medios si son desalojados, para ofrecer alojamiento mientras dure la situación de emergencia.